8.5 C
Comodoro Rivadavia

Digno de destacar

Una mano de los alumnos: médica recibió la prótesis hecha por chicos de la Politécnica de Madryn

Sandra Castillo, una médica de Puerto Madryn, recibió una prótesis ortopédica en 3D realizada por alumnos de la Escuela Politécnica.
Con una alta carga emotiva, con las lágrimas a flor de piel y con la comunidad de la Escuela Politécnica de Puerto Madryn exigiendo la restitución en el cargo del profesor Pablo D´Horta, se realizó la entrega de la primera “prótesis accesible” a la doctora Sandra Castillo y la toma de la muestra a una niña de 6 años que será la futura beneficiria del trabajo realizado por los alumnos de 5º año del establecimiento técnico mediante la ejecución de implantes ortopédicos en 3D.
Es un desprendimiento del proyecto de Gino Tubaro, diseñador argentino que propició las “prótesis accesibles” y que donó al mundo los planos para crearlas. En el caso de la ciudad del Golfo se cristalizó este desarrollo con la entrega de la prótesis a la niña de seis años.

Ejecución y concreción

La ejecución de la iniciativa tendiente a la realización de una prótesis de mano, con una impresora 3D permitió a la Escuela Politécnica Nº 703 formar parte de ‘The Atomic Lab’. Esto sucedió tras la premiación que Barack Obama hizo a Gino Tubaro que comenzó a nombrar embajadores en todas las provincias, siendo la escuela técnica madrynense una de las seleccionadas para la concreción de ese extraordinario proyecto.
La concreción de las iniciativas fue fruto del acompañamiento que Aluar dio al proyecto con la donación de una impresora 3D que agilizó la impresión y que permitió la entrega a Sandra Castillo de la prótesis. “Tener una mano será aprender todo de nuevo”.

La primera prótesis en 3D

La beneficiaria de la primera prótesis en 3D es una médica, quien visiblemente emocionada dio la gracias a los alumnos, profesores y a la escuela porque la concreción del proyecto “es un desafío tener una mano después de tantos años”. Esta mujer, profesional de la salud y madre, reconoció que “no tengo una discapacidad porque las actividades las hago sin problemas, esto (la prótesis) me ayuda a la parte motora”.

“Me cambia un cien por ciento”, dijo Castillo, quien evidenció su felicidad con una sonrisa gigante de enorme agradecimiento a quienes hicieron posible concretar este sueño. “Me pone muy feliz el pensar que habrá chicos que podrán tener esto desde muy pequeños. Esa es una posibilidad que nunca tuve”.

“Eso es maravilloso, así como que se haga en Madryn con alumnos de la Escuela Politécnica. Es totalmente valorable porque hay muchos chicos en la ciudad con falta de manos, brazos, así que será una experiencia única. Esto es maravilloso”, dijo la
profesional rodeada de su grupo familiar.

La prótesis ortopédica en 3D “me permite la acción de tomar algunas cuestiones con la movilidad con el tipo pinza de una mano”, siendo un cambio radical porque “antes yo apoyaba las cosas en mi mano y las movía. Ahora las podré agarrar, levantar cosas pesadas y mi brazo volverá a estar fuerte en la parte muscular” afirmó Castillo.

En consonancia con ello, reconoció que “estoy tan acostumbrada a tener mi muñón que volver a tener una mano será aprender todo de nuevo como si fuera una niña”, dijo una exultante y feliz Sandra Castillo.

 

(Fuente: Diario Jornada)

Leer más