6.7 C
Comodoro Rivadavia

Más del 12% de los argentinos sufrió algún tipo de error médico

En cualquier ámbito el error humano es inevitable, pero tiene solución. Menos en el área de la medicina, ya que ese error puede llevar directamente a la muerte.
Desde un mal procedimiento, un corte en un lugar equivocado, olvidarse alguna herramienta quirúrgica dentro del cuerpo del paciente y hasta las famosas infecciones intrahospitalarias, tantas veces manejables y prevenibles, los errores médicos son un problema en todo el mundo y, por supuesto, se trata de un tema poco hablado y estudiado.
Esa falta de información o tabú tiene sus razones: desde el temor a los juicios y sanciones económicas, hasta el desprestigio de una institución médica o gubernamental.

El top ten de los diez errores médicos más frecuentes en la Argentina lo integran:
1- Úlcera por presión
2- Infección de herida quirúrgica
3- Neumonía nosocomial
4- Sepsis y shock séptico
5- Lesión de un órgano durante un procedimiento
6- Infección nosocomial
7- Quemaduras, erosiones y contusiones (fracturas)
8- Otros relacionados con cuidados
9- Bacteriemia asociada a dispositivo (catéter o respirador)
10- Intervención quirúrgica ineficaz o incompleta

Según el informe publicado por Ibeas, en la región el 10% de los pacientes internados sufre de uno o más eventos adversos durante la atención, donde el riesgo se duplica a medida que se prolonga la internación. La estadística argentina fue un poco más alta, ya que trepó al 12,1%.

En la estadística se informa que en el 3,4% de los casos los pacientes mueren y en el 33,8% quedan con una discapacidad de moderada a grave. Las dos principales causas son las infecciones intrahospitalarias (37,3%) y los procedimientos médicos (25,7%). También se destaca que el 46% de los errores en la atención eran evitables: un 47% durante los cuidados y el 55% durante la administración de los remedios. En el 57% de los casos, los errores prolongaron la internación y en el 20,3% fueron motivos de una reinternación que, de otro modo, no hubiese sido necesaria.

En “error médico” se incluye desde lo estrictamente relacionado al análisis y la práctica profesional hasta lo más coyuntural, como la falta de comunicación cuando un paciente es ingresado o trasladado de un departamento a otro. “Todo se reduce a personas que mueren por la mala atención recibida en lugar de fallecer por la enfermedad que los llevó a internarse”.

En la Argentina, solo dos centros de salud cuentan con la acreditación de la Joint Commission International (JCI), una de las principales entidades de los Estados Unidos que acreditan instituciones sometidas a la evaluación de estándares de calidad y seguridad del paciente. El Hospital Universitario Austral consiguió su primera acreditación en 2013 y la segunda en junio de 2016, lo que significa que cumple con estándares y normativas internacionales de calidad que se aplican a la categoría de “Hospital Académico”. En tanto, el Hospital Italiano de Buenos Aires recibió el mismo reconocimiento en 2015.

Según los expertos en temas de prevención médica de la OMS, las estrategias para reducir muertes por error deben incluir tres pasos:
1. Hacer los errores más visibles cuando suceden para poder interceptar sus efectos.
2. Tener las medidas de rescate cerca.
3. Seguir principios para disminuir los errores que tengan las limitaciones humanas en cuenta.

Actualmente, las muertes causadas por errores no están medidas y las discusiones sobre su prevención ocurren en foros limitados y confidenciales como puede ser el comité de análisis del hospital o una conferencia interna sobre morbilidad y mortalidad de un departamento médico. En estos espacios solo se revisan una parte de los efectos adversos detectados y las lecciones aprendidas no son transmitidas más allá del servicio o la institución.

Para lograr estadísticas en lugar de solamente pedir la causa de muerte, los certificados podrían contener un campo extra preguntando si existió una complicación a partir de los cuidados médicos que podría desencadenar el fallecimiento.

Leer más