Los hogares podrían vender energía a la red desde principios de 2018

0
32

Todo parece indicar que mañana, cuando se reúna por primera vez en el año la Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados, se trate el proyecto de ley de generación distribuida, que permitirá a usuarios de todo el país inyectar energía de fuentes renovables a la red de electricidad.

Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER), habló sobre este tema con EconoJournal en la presentación a la prensa de las conclusiones de un documento elaborado por esta institución donde se analiza el mercado y los beneficios de la energía distribuida.

Álvarez dijo que “ir hacia energía distribuida permitirá no solamente generar grandes parques de energías renovables, con todos los beneficios que conocemos, si no que también permitirá generar energía cerca del consumo de forma descentralizada y diversificada”.

La idea de la energía distribuida es que se habilita a los usuarios finales de electricidad a inyectar el excedente a la red de distribución.

El proyecto de ley, impulsado por Cambiemos a través del diputado Juan Carlos Villalonga, cuenta hasta ahora con consenso en los bloques del Frente Para la Victoria, Frente Renovador y los socialistas. Si bien falta unificar la letra chica entre los legisladores, uno de los puntos principales es que la ley excluirá a los grandes consumidores que superen los 300 kw, favoreciendo así a los usuarios de menor escala.

Según funcionarios nacionales competentes en esta materia, el Gobierno tiene el interés de que se apruebe a mitad de año la ley, antes de las elecciones de medio término.

Sobre los plazos en el tratamiento legislativo, Álvarez dijo que “entre sanción y reglamentación, esperamos que ley de generación distribuida esté vigente para principios de 2018”.

Según el documento presentado ayer por CADER, esta ley permitirá “generar empleo por la implementación de las distintas tecnologías y equipamientos que se requiere para cada tipo de energía renovable”. Además, permitirá “bajar las emisiones de gases que afectan el medioambiente y reducir el consumo de electricidad en el país”.

Álvarez explicó también que como beneficio indirecto “el usuario, cuando empiece a generar energía, va a poder ver en su factura cuánto inyecta a la red, cuánto cobra, cuánto paga y cuánto consume y va a racionalizar su propia demanda”. Y agregó que “en todos los países donde se adoptó estímulos al usuario privado para que genere energía de fuente renovable en su propia casa se produjo una baja en la demanda propia”.

Por último, el titular de CADER dijo que “la dificultad que tenemos con la energía distribuida tiene que ver con la generación de recursos humanos para poder instalar todo al mismo tiempo. Con todo el movimiento que generó y esta generando el programa RenoVar 1 y 1.5 tenemos menos recursos humanos de los que necesitamos”.

Las provincias que hoy tienen ley de energía distribuida para que los usuarios puedan inyectar a la red electricidad de fuentes renovables son Santa Fe, que fue la primera, Salta, San Luis, Mendoza, Misiones y Neuquén. La ley con carácter nacional podría tratarse el martes que viene en comisión.