9.9 C
Comodoro Rivadavia

El futuro de YPF en la región: Manantiales Behr y Palermo Aike

La petrolera nacional avanza en la cesión o devolución de áreas a las provincias. En el caso de Santa Cruz, se ratifica el interés sobre la Cuenca Austral en el desarrollo del no convencional, como ya lo había confirmado el ministro de Energía, Jaime Álvarez.

Aunque con métodos y tiempos distintos, YPF avanza con Santa Cruz y Chubut en la reversión de las áreas maduras que opera en ambas provincias. Pero con dos excepciones. En el caso de Chubut retendría Manantiales Behr, el yacimiento más productivo de la operadora en esa provincia. Y en el caso de Santa Cruz, la asociación con CGC para la exploración y potencial explotación del yacimiento no convencional de Palermo Aike.

Santa Cruz anunció hace casi un mes el acuerdo con YPF para traspasar la totalidad de las áreas que esta compañía opera en la zona del Golfo San Jorge. Dicho traspaso se hará por yacimiento, ya sea en forma directa a otra empresa o revirtiéndolo al Estado provincial.

El interés de YPF en Palermo Aike “es intocable”, indicaron fuentes consultadas en su momento, cuando se cristalizó el primer acuerdo. Por estas horas, desde el Ministerio de Energía se trabaja en el relevamiento de área por área para definir, desde lo técnico, el paso a seguir con cada una de ellas.

En Palermo Aike, YPF realizó una asociación con CGC, quien tiene la concesión de las áreas, para aportar el know how que logró en Vaca Muerta, donde hoy es una de las principales operadoras. “Para el no convencional se demanda una gran inversión inicial y no hay pyme que tenga esa espalda“, señaló el ministro Jaime Álvarez, en su momento, a Santa Cruz Produce cuando se analizó el acuerdo.

El Gobierno de Claudio Vidal está dispuesto a que se haga cuanto antes. La intención es que al finalizar el año haya pymes operando las áreas en la Cuenca del Golfo. Eso coincide con los tiempos que dejó trascender la propia petrolera. La intención de YPF sería haber logrado desprenderse de las áreas tanto en Chubut como en Santa Cruz para el segundo semestre.

 

No es tan simple

Pero un gran desafío a resolver para que eso se cristalice es el pasivo ambiental, que Santa Cruz ya lo tiene cuantificado, desde 2012, en USD 3.500 millones. Un reclamo similar ocurre en Chubut, donde las conversaciones para el traspaso no estarían tan avanzadas.

La petrolera es esquiva a hacerse cargo. En Chubut, tanto el gobernador, Ignacio Torres, como el intendente de Comodoro Rivadavia, Othar Macharashvili, fueron claros: “Tendrán que pagar el pasivo por estos cien años“.

En Santa Cruz, la negociación por el pasivo ambiental también existe, pero es incipiente. De igual forma, el Gobierno fue tajante al respecto: “O hay acuerdo o habrá judicialización“.

 

Negociación en Chubut

El interés de YPF de conservar Manantiales Behr no es menor. Ese yacimiento hoy es el de mayor producción en la provincia, en torno a los 4.000 m3/día. La petrolera perdería mucho si simplemente la revirtiera. Y para cederla debería encontrar otra operadora que pague “cientos de millones de dólares” para quedarse con el yacimiento, según habría pronunciado un alto ejecutivo de la petrolera con mayoría estatal, de acuerdo a lo que publicó el diario Patagónico.

Más allá del off, tiene sentido la postura de la petrolera que hoy preside Horacio Marín, que desde antes de asumir aseguró que la clave para la empresa era “eficientizar“ la inversión y eso implicaba salirse de las áreas maduras improductivas y concentrarse en el no convencional por un lado y mantener sólo aquellos yacimientos convencionales en los que cierre la ecuación.

YPF tiene en el Golfo San Jorge, del lado de Chubut, una menor presencia que del lado de Santa Cruz, explotando cuatro yacimientos en el Golfo San Jorge: Manantiales Behr, Campamento Central-Cañadón Perdido, Escalante-Trébol y Restinga Alí (el más antiguo).

En tanto, en el flanco norte de Santa Cruz tiene a su cargo Barranca Yankowsky, Cañadón de La Escondida-Las Heras, Cañadón León-Meseta Espinosa, Cañadón Vasco, Cañadón Yatel, Cerro Piedra-Cerro Guadal Norte, El Guadal-Lomas del Cuy, Los Monos, Los Perales-Las Mesetas y Pico Truncado-El Cordón.

En todos los casos en la provincia, las áreas hoy producen una quinta parte de lo que producían a inicios del año 2000. La intención de las autoridades de Santa Cruz es recuperar un 30%, al menos, de producción con el traspaso, en un año. Para ello hay un objetivo en lo inmediato y otro a mediano y largo plazo. El perentorio es el “recupero de pozos“, una metodología que ya aplicó CGC cuando adquirió los activos de Petrobras primero y de Sinope después, con muy buenos resultados.

 

Fuente: La Opinión Austral

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

Alerta por la privatización de la Central Termoeléctrica de Río Turbio

En las últimas horas se han encendido las alarmas sobre el futuro de la empresa minera estatal Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT); y no serían pocos...