14.9 C
Comodoro Rivadavia

Ucrania reconquista una ciudad clave en la región de Donetsk, que Putin anexó a Rusia

Según cálculos de varios expertos militares, Rusia ha perdido en dos días el nueve por ciento del suelo anexionado de forma unilateral.

La toma el domingo por parte de ejército ucraniano de la ciudad de Limán, un importante centro ferroviario en la región de Donetsk (este) anexionada por Moscú, plantea un grave problema a las fuerzas rusas, a la defensiva y obligadas a establecer una nueva línea de frente.

En la región de Járkov (noreste), la red ferroviaria converge en un punto en la estación de Kupiansk Vuzlovyi, y luego se dirige hacia el sur hasta Svatove, en la región de Lugansk, anexionada por Rusia.

Durante los seis meses de ocupación rusa, los trenes transportaron suministros a las tropas de Moscú estacionadas más al sur, lo que convirtió a la estación en un centro logístico vital para las operaciones militares rusas.

Pero la situación ha cambiado en los últimos días.La contraofensiva ucraniana ha permitido a Kiev retomar amplias franjas de territorio en la región, obligando a los rusos a retirarse.La estación de tren, aunque muy dañada, está ahora en manos del ejército ucraniano.

En otras palabras: Kiev dio otro golpe a las aspiraciones rusas en una zona del óblast de Donetsk limítrofe con Luhansk, la otra provincia que Rusia reclama para sí. En los vídeos que se publicaron tras la noticia pudo verse a soldados ucranianos tirando al suelo las banderas rusas presentes. Aquello era más que un gesto simbólico. Limán era un importante punto de paso para los convoyes militares que viajaban a los territorios ocupados del sur de Ucrania. Al perderla, sus desplazamientos se ralentizan.

En su informe diario sobre la situación en Ucrania, el Ministerio de Defensa del Reino Unido describió la toma de Limán como “un retroceso político significativo”, teniendo en cuenta que la localidad se encuentra “en una región que Rusia supuestamente pretendía ‘liberar’ y ha intentado anexionar ilegalmente”. Por su parte, el secretario de Defensa de EEUU, Lloyd Austin, definió la acción como “absolutamente…significante”.

La moral es alta entre los soldados ucranianos. Lo contrario ocurre en las filas rusas, que tratan de reponerse con inyecciones de personal fruto de la movilización parcial declarada hace dos semanas. No hay buenas caras en Rusia. Furioso, Ramzan Kadírov, el líder checheno que susurra a Vladimir Putin, denunció a través de un comunicado que los altos escalafones militares rusos habían “encubierto” a un general “incompetente”, al que proponía enviar al frente “para lavar su vergüenza con sangre”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

video

Sigue la polémica por la conformación del Consejo de la Magistratura

En la última sesión, Juntos por el Cambio no participó, en protesta por las maniobras a las que apela el oficialismo para incorporar al...