22.9 C
Comodoro Rivadavia

Murió la reina Isabel II del Reino Unido a los 96 años

El Palacio de Buckingham informó en un comunicado que la monarca de 96 años falleció el el castillo de Balmoral. Su hijo y heredero, Carlos, permanecerá en el lugar hasta mañana, cuando regresará a Londres para poner en marcha el operativo London Bridge.

“La Reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde. El rey y la reina consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana”, tuiteó la cuenta oficial del Palacio de Buckingham a las 18.30 hora local.

La cuenta ya se refiere a Carlos como el nuevo rey de Inglaterra y a su mujer, Camilla, como la reina consorte.
La salud de la monarca más longeva y popular del Reino Unido comenzó a declinar desde que muriera, en abril de 2021, su esposo, Felipe de Edimburgo. La monarca pudo presenciar en primera persona las celebraciones en todo el país en julio por sus 70 años de reinado —el Jubileo de Platino—, e incluso estuvo en condiciones, esta misma semana, de recibir en su residencia escocesa al primer ministro saliente, Boris Johnson, y de encargar a su sucesora, Liz Truss, la formación de un nuevo Gobierno en su nombre. Era el decimoquinto primer ministro que recibía una monarca que ha sido parte fundamental de la historia británica de la segunda mitad del siglo XX y de las dos primeras décadas del XXI. A pesar de las tormentas y contratiempos vividos por la Casa de los Windsor durante este tiempo, la popularidad de Isabel II se mantuvo robusta hasta el final de lo que los historiadores definen ya como la “segunda era isabelina”.
Fueron necesarias décadas de templanza, moderación, aprendizaje, torpezas corregidas y un anacrónico pero necesario sentido del deber para que Isabel II fuera la parte indispensable del paisaje de la que ningún británico estaba dispuesto a prescindir.

Isabel II, el símbolo universal de lo que representa una casa real europea, fue la demostración más evidente de que la supervivencia de la institución monárquica depende siempre de la personalidad de quien ostenta la corona. Y la suya fue una combinación perfecta de tradicionalismo, invisibilidad, liturgia, modernidad en pequeños sorbos y una delicada neutralidad constitucional que logró el respeto de los 15 primeros ministros, conservadores y laboristas, que gobernaron en su nombre.

Clement Attlee, el socialdemócrata que construyó el Estado del bienestar en el Reino Unido y quitó a los suyos las ganas de flirtear con los sentimientos republicanos, escribió que “todos los monarcas, si están preparados para escuchar, adquieren a lo largo de los años un considerable inventario de conocimiento sobre los hombres, y sobre los asuntos humanos. Y si tienen además buen juicio, son capaces de ofrecer buenos consejos”. Setenta años de reinado proporcionaron a Isabel Alejandra María, la primogénita de Jorge VI e Isabel Bowes-Lyon, nacida en Londres el 21 de abril de 1926, la experiencia suficiente para seducir y granjearse el respeto de egos descomunales como Winston Churchill, Margaret Thatcher, Tony Blair o Boris Johnson.
Según el protocolo revelado hace un año, la “Operación London Bridge” contempla que si la reina Isabel muriera en Balmoral, Escocia, se activará la “Operación Unicornio”, que contempla que su cuerpo sea llevado a Londres en un tren real o, de lo contrario, en avión -”Operación Overstudy”-.

Según precisa The Guardian, el plan indica que el ataúd descansaría temporalmente en el Palacio de Holyroodhouse, adonde llegaría desde Balmoral dos días después de su muerte.

Además, contempla una procesión ceremonial a lo largo de la Royal Mile hasta la Catedral de St. Giles, donde probablemente se realizará un servicio al que asistirá la familia real antes de un velorio de 24 horas, que estaría abierto al público.

Desde allí, el plan incluye el traslado a la estación Waverley de Edimburgo para viajar en el Royal Train durante la noche hacia London St Pancras, adonde llegaría a la mañana siguiente.

Desde allí, es probable que el ataúd sea llevado al Palacio de Buckingham antes de la gran procesión ceremonial en Londres prevista para “D+5″ (día D más cinco días) de los planes funerarios de 10 días.

El primero en la línea de sucesión es Carlos, el príncipe de Gales e hijo mayor de la reina. Es el monarca británico heredero al trono que más tiempo ha esperado, pues es el aparente heredero desde los 3 años. También es el primero en obtener un título universitario. Desde 2005, está casado con Camilla, la duquesa de Cornualles.

Carlos es ahora rey del Reino Unido

Carlos se convirtió inmediatamente en rey tras la muerte de su madre, la reina Isabel II.

Como heredero aparente desde la edad de tres años, ha sido el heredero al trono con más años de servicio en la historia británica.

Al convertirse en soberano, Carlos tiene la opción de tomar cualquier nombre que elija para su reinado. Por ejemplo, el verdadero nombre del rey Jorge VI era en realidad Alberto. Dos monarcas anteriores se han llamado Carlos.

Carlos ya había asumido algunos de los compromisos de la reina este año, ya que su salud se había convertido en una preocupación suficiente para cancelar algunos de sus compromisos, incluida la apertura estatal del Parlamento.

Tanto Carlos como el Príncipe William habían colaborado al deber diario de la reina. Ambos habían sido activados como Consejeros de Estado, donde la reina delega su poder soberano para fines específicos, y estaban obligados a estar aún más disponibles para esas funciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

video

Evento solidario para damnificado por el temporal

Cantantes y bailarines de la movida comercialera, realizan un evento solidario para colaborar con Pablo Quinteros, quien perdió todo tras la ultima lluvia. Será...