7.9 C
Comodoro Rivadavia

El malestar crece en Cuba un año después de las protestas del 11-J

Si preguntas hoy en las calles de Cuba, la mayoría te responderá lo mismo: las penurias, el malestar social y el deterioro extraordinario de las condiciones de vida que motivaron el estallido del 11 y 12 de julio del año pasado no solo se mantienen, sino que se han agravado en los últimos 12 meses.

“La situación está peor que antes”, resume uno de los jóvenes que participó en las históricas protestas que sacudieron la isla hace un año, las mayores en 62 años de revolución. “En aquel momento los apagones apenas comenzaban, hoy son ya de 10 y 12 horas diarias en el interior del país. Las colas siguen siendo insufribles y el desabastecimiento es brutal. La mayor parte de la población no tiene acceso a dólares y en los únicos comercios que se encuentra algo que merezca la pena es en las tiendas de divisas. En la calle el cambio está ya a 1 dólar por 110 pesos cubanos”, dice.

Y continúa con el rosario de calamidades: “Si te enfermas no hay medicinas y la inflación no se sabe adónde va a llegar, el salario ya no le alcanza a nadie. La pensión máxima de jubilación en Cuba son 1.500 pesos mensuales, el salario mínimo 2.100 y un médico gana 5.000; por la libreta de racionamiento cada vez llegan menos productos, y en el mercado negro una libra de arroz cuesta 70 pesos [antes 25], un litro de aceite 700 y un cartón de huevos, que antes costaba 300, puede llegar a 1.200. Un kilo de leche en polvo, que no se encuentra, está en 1.500. No hay ni azúcar. La gente está al límite”.

El muchacho fue detenido el 11-J y liberado días después con una medida cautelar, que le obliga a ir a firmar cada mes en una unidad policial, así que prefiere no dar su identidad. Pero habla claro: “Un año después esto es una olla de presión. La gente no da más, es demasiado, y lo peor es que no hay esperanza de que la cosa mejore. Por eso el que puede se marcha”. Su cruda percepción es compartida por muchos cubanos de a pie, pero también economistas y analistas consultados opinan que la situación es crítica.

“Se mantiene el deterioro de los indicadores que fueron fundamentales para el descontento de ese momento, precios muy altos, apagones, pérdida drástica del poder adquisitivo de los salarios. Como fenómeno nuevo hay una salida masiva del país del segmento más joven: 140.000 cubanos han abandonado el país en ocho meses, es el mayor éxodo en 62 años de revolución, y ese flujo no parece que vaya a bajar, las condiciones están más complicadas que el año pasado.”, asegura el economista Omar Everleny, que pone un ejemplo muy gráfico: “La última zafra azucarera ha sido la peor en más de un siglo, ni si quiera alcanzó para garantizar el consumo interno”.

Del mismo criterio es Ricardo Torres, también economista, que ve que “a corto plazo es improbable una mejoría notable de la situación económica”. Considera que “el problema de fondo radica en que la severa crisis actual tiene que ver con los problemas estructurales que aquejan a la isla por décadas. El último ciclo adverso se inició en 2016, o sea, han pasado seis años en los que se ha deteriorado notablemente el nivel de vida de los cubanos”. La población esta agotada y hay factores, como el demográfico, que son cada vez más preocupantes, señala. Al envejecimiento de la población –más del 20% de los cubanos tienen más de 60 años-, hay que sumar que “a Cuba se le escapan a raudales sus jóvenes, es decir, su futuro. El porvenir del país se ha hipotecado peligrosamente, y esto solo puede desembocar en más inestabilidad política y social”.
Excepto en los discursos oficiales, el pesimismo es general, la gente no ve la luz por ningún lado, indica la historiadora Alina Bárbara López, coordinadora del portal La Joven Cuba. Hablar de “lo mala que está la cosa” se ha convertido en el gris monotema cuando se reúnen familias o amigos, pesa como un fardo. Dice que en los últimos tiempos han aumentado “las protestas en pequeños pueblos y municipios del interior ante los molestos cortes de electricidad, los cacerolazos y las declaraciones de personas, entre ellas madres con hijos menores, que se quejan por hambre; unido a ello, la enorme sangría demográfica que indica un éxodo masivo, en muchos casos de familias enteras, muestran una presión social sin precedentes de al menos dos generaciones que nacieron y han vivido en medio de crecientes penurias”.

El control de la pandemia –gracias a un esquema basado en el desarrollo exitoso de varias vacunas cubanas-, el inicio de una lenta recuperación del turismo y la reanudación de los vuelos de EEUU y las remesas –una de las pocas medidas flexibilizadoras de la administración Biden- ha dado un poco de alivio. Pero es insuficiente, consideran los analistas. La aprobación el año pasado de las pequeñas y medianas empresas privadas fue algo positivo –ya han sido autorizadas más de 4.000-, pero hay que eliminar las trabas que todavía lastran su funcionamiento, indica Everleny. “Ya no valen cambios cosméticos, hacen falta cambios económicos radicales”, asegura, y su criterio es compartido.
Al jurista Julio Fernández Estrada, que a comienzos de este año abandonó la isla, lo que más le inquieta es que “partido, Estado y Gobierno ofrecen la misma salida ante la crítica y la oposición, incluida la de izquierdas: es una respuesta puramente represiva, no hay un espíritu conciliatorio, no se está abierto al dialogo. A todos los que participaron en las protestas del 11-J se les considera hordas, vándalos, salvajes… No hay un Estado entendiendo y procesando situaciones de empeoramiento de la vida material y espiritual de un pueblo, sino simplemente reaccionando represivamente a ello”. A su juicio, en el último año ha habido un agravamiento de “la situación jurídica”. A la desmedida violencia policial del 11-J, dice, “siguió todavía algo peor: la represión jurídica”. Las condenas contra los manifestantes fueron desmedidas y ejemplarizantes con el propósito de desincentivar “cualquier tipo de ánimo contrario al gobierno y los hechos levantiscos de la sociedad cubana desde 2020 en adelante”.

Para el Gobierno cubano, la causa principal de sus males es el embargo norteamericano, con el que EE UU busca agravar las penurias en la isla para que todo estalle. Hasta los más críticos admiten que la política de presión de Washington –el sábado se anunciaron nuevas sanciones contra 28 funcionarios cubanos- es la peor posible para contribuir a una solución. Pero ya que esa política no parece que vaya a cambiar, afirman los economistas, es en Cuba donde se deben realizar los cambios drásticos que el país necesita para avanzar y que la gente tenga esperanzas en el futuro, algo que muchos han perdido ya. “La situación es muy agobiante para una parte significativa de la población que vive del salario o jubilación y no tiene acceso a remesas”, destacan Everleny y los investigadores consultados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

Un “viajero del tiempo” del año 2090 aseguró que sucederá una...

Un hombre que se autoproclama "viajero del tiempo" compartió en un grupo de Facebook un posteo en el que predice que para este domingo...