Este importante activista brasileño, desempeñó sus funciones durante más de 34 años en labores humanitarias. En homenaje su país le dio una medalla por haber dejado un gran legado en defensa de la paz y de las personas más vulnerables de todo el mundo.

Ante la emergencia sanitaria producida por el Covid-19 desde el 2020 fue necesario implementar un plan mundial tomando en cuenta las siguientes prioridades: frenar la propagación del virus, así como reducir el número de contagiados y la mortalidad.

Además reducir el daño y deterioro del capital humano, los derechos humanos y todos los mecanismos o medios de vida. También brindar protección y ayuda a las personas desplazadas, refugiadas, migrantes y a toda la población que ante la pandemia se encuentra más vulnerable, teniendo siempre presente la defensa de sus derechos humanos.