4.9 C
Comodoro Rivadavia

La Patagonia es la región con mayor proporción de chicos sin ir a la escuela

Unicef asegura que si bien la mayoría de los chicos en algún momento fue al colegio, más de un millón de ellos no pisó las aulas en lo que va del año. Debieron seguir los estudios, en el mejor de los casos, a distancia.

La investigación se hizo en hogares de todo el país. Si bien el 91% reportó que los chicos tuvieron clases en las aulas, hay un 9% -que representa más de un millón de estudiantes- que aún no retomó la presencialidad.
Los datos tienen algunas particularidades. Muestran, por ejemplo, que en el noroeste y en la Patagonia la proporción de hogares donde ningún chico tuvo presencialidad es mayor: asciende al 21% y 23% respectivamente. Para Cora Steimberg, especialista en Educación en Unicef y autora del estudio, es porque allí están las provincias que menos abrieron sus escuelas este año.
El problema de los chicos que no tuvieron presencialidad escolar este año se suma al abandono escolar que se produjo el año pasado como consecuencia de la pandemia. El Ministerio de Educación nacional había estimado en junio de 2020 que alrededor de un millón de estudiantes en el país podía perder la continuidad educativa por el bajo o nulo contacto que había tenido con sus escuelas.

Más de un año después, el informe de Unicef presentado este miércoles da más precisión sobre ese número. En el 6% de los hogares consultados hubo algún chico o adolescente que abandonó los estudios en 2020. Como son 357.000 los hogares, se estima que podrían llegar a haber sido hasta 694.000 los alumnos argentinos que se cayeron del sistema el año pasado.
Con la vuelta a las clases presenciales en 2021 se abrió una nueva oportunidad, y en 8 de cada 10 hogares donde hubo estudiantes que abandonaron la escuela las familias reportaron que la retomaron. Sin embargo, en el 19% restante los chicos no volvieron a clases. Steimberg destaca también que hubo fuertes disparidades entre regiones, con el noroeste y el AMBA en 29% y 26% respectivamente.
“Esto se debe a que hay más chicos en contextos vulnerables, con problemas sociales que produjeron mayor desenganche con la escuela y un incremento en la inserción laboral de esos chicos y adolescentes”, dice Steimberg.

¿Qué hacer para revertir esta situación?

“Hay que asegurar, en lo que resta del año, la mayor presencialidad posible, haciendo foco en los chicos que tuvieron poca o nula. También, avanzar en la vacunación de los docentes y no docentes: en las segundas dosis. Y fortalecer las capacidades de directores y docentes para la búsqueda activa de los chicos que no retornaron y para poner en marcha nuevas estrategias de enseñanzas para aulas que son más heterogéneas que antes”, dice Steimberg.
Los especialistas de Unicef expusieron el informe este miércoles ante los ministros de Educación de todo el país. Steimberg cuenta que hubo una amplia participación en la reunión virtual, en donde se pudo exponer el trabajo en detalle.

Impacto emocional

La investigación también hizo foco en el impacto emocional de la falta de presencialidad. Nueve de cada diez familias destacaron que el regreso a las aulas mejoró el estado de ánimo de los chicos del hogar. En la misma proporción, los adolescentes afirmaron que se sintieron contentos al volver a la escuela y de encontrarse con sus pares.
Los autores destacaron también, entre los adolescentes, mayor motivación con el estudio y la realización de tareas.
Una muestra del compromiso de familias y escuelas con la presencialidad es el alto nivel de cumplimiento de los protocolos anti Covid. En más del 90% de los hogares afirman que se están respetando.

El deterioro social

El informe de Unicef también advierte sobre el deterioro de las condiciones sociales y económicas en los hogares por la pandemia y las medidas de restricción.
El 38% de los adultos atravesaron situaciones de inestabilidad laboral (mujeres 44%). El 56% vieron reducidos sus ingresos (3,5 millones de hogares). Creció la proporción de hogares que tuvieron que recurrir a préstamo o fiado para comprar alimentos (25%). El 41% dejaron de comprar algún alimento por falta de dinero (13 puntos más alto que en octubre 2020).

Con respecto a la tecnología, uno de cada dos hogares no tiene computadora para uso escolar. El acceso a Internet mediante conexión fija mejoró respecto de 2020, sin embargo 1 de cada 5 hogares aún no puede conectarse.
“El análisis conjunto de equipamiento y conectividad muestra que, en 2021, el 26% de los hogares tiene una situación desfavorable: no tienen dispositivos para trabajo escolar o no tienen Internet domiciliario. Adicionalmente, los datos muestran que 1 de cada 4 hogares cuyos chicos cursan exclusivamente a distancia carecen de recursos TIC”, afirman desde Unicef.
El informe “Impacto de la pandemia en la educación de niños, niñas y adolescentes” de Unicef, que se presentó este miércoles, es representativo de todo el país y fue realizado entre el 24 abril y 12 mayo de este año. Es la cuarta entrega de un mismo trabajo que viene haciendo ese organismo desde el año pasado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

La Patagonia es la región con mayor proporción de chicos sin...

Unicef asegura que si bien la mayoría de los chicos en algún momento fue al colegio, más de un millón de ellos no pisó...