5.9 C
Comodoro Rivadavia

Protestas en Paraguay por el manejo de la pandemia fuerzan cambios en el Gobierno

El presidente Mario Abdo Benítez despidió a cuatro de sus ministros, uno de los cuales era el responsable de Salud Pública. El anuncio de modificaciones llegó tras la presión social de miles de paraguayos que salieron a protestar en contra de la falta de suministros clínicos y de vacunas para hacerle frente a la pandemia del Covid-19.

“En aras de la pacificación”: así justificó el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, los cambios en su Gobierno después de que fuertes protestas ciudadanas sacudieran el centro de Asunción, la capital.

El mandatario informó este sábado 6 de marzo que los cambios afectan el Ministerio dela Mujer, al responsable del Gabinete Civil y al ministro de Educación. Recientemente, había dimitido también el ministro de Salud.

El mensaje de Abdo Benítez llegó a la vez que algunos manifestantes volvían a concentrarse en Asunción. La noche anterior, la protesta fue violentamente reprimida por las fuerzas de seguridad.

El ministro de Comunicaciones, Juan María Brunetti, había asegurado esta mañana que el presidente escuchó “el mensaje” de las manifestaciones. Sin embargo, las protestas piden más que estos cambios en el Gabinete: el clamor que se escuchó en las calles de Asunción, la capital, fue que todo el Gobierno dimitiera, incluyendo al presidente Benítez y al vicepresidente, Hugo Velásquez.
Los principales partidos de la oposición se sumaron a esta petición y acordaron apoyar la salida de Abdo Benítez y Velásquez para hacer nuevas elecciones. Carlos Filizzola, presidente del Frente Guasu, el mayor partido de izquierda, fue contundente: “tienen que irse por la vía del juicio político, por la vía de la renuncia o por la vía de las movilizaciones y la presión ciudadana”.

El escalamiento de la tensión en Paraguay: desde protestas de enfermeras hasta un posible juicio político

El sistema de salud de Paraguay no tiene suministros suficientes para enfrentar la pandemia. Así lo aseguran los gremios de enfermeras que han liderado múltiples protestas en el país. Por otra parte, los docentes se manifestaron en contra del regreso a las clases presenciales en medio del aumento de contagios.

Ambas manifestaciones evidenciaron el descontento social que se propaga en el país por el manejo que el Gobierno de Benítez le ha dado a la pandemia. Los paraguayos también critican la lenta llegada de la vacuna, pues hasta ahora solo han arribado 4.000 dosis de la rusa Sputnik V a un país donde hay casi 7 millones de habitantes.

La tensión es tal que escaló hasta el Senado. El 4 de marzo, los legisladores aceptaron una proposición en la que le pedían al ministro de Salud Pública que dimitiera “ante la situación en que se encuentra el sistema de salud del Paraguay y la necesidad de realizar una restauración a fin de buscar nuevas estrategias y políticas para hacer frente a la crisis sanitaria por la pandemia del Covid-19”.

En efecto, el entonces ministro Julio Mazzoleni dio un paso al lado tras reunirse con el presidente y abandonó su cargo en la mañana del 5 de marzo. El ahora exministro aseguró que renunciaba para “generar esa paz que se necesita para enfrentar” la pandemia; mientras que su reemplazo, el viceministro Julio César Borda, prometió que comenzaría a rastrear medicamentos y suministros de inmediato.

Pero nada de eso fue suficiente para aliviar la presión social. Pocas horas después de la renuncia, miles de paraguayos salieron a las calles de Asunción y de las principales ciudades del país para expresar su descontento. La manifestación comenzó frente al Congreso. Y luego, en diferentes lugares, se propagó el coro que decía “fuera Marito”, como se le conoce popularmente al mandatario.
Las protestas pacíficas se convirtieron en la noche en un enfrentamiento entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad; con piedras y bengalas de un lado, y gases lacrimógenos y balines de goma del otro. En algunos puntos, los ciudadanos superaron la cantidad de policías, lo que obligó a los uniformados a sacar pañuelos blancos para pedir una tregua. Por otro lado, por lo menos 20 ciudadanos resultaron heridos.

Estos hechos hicieron que diferentes partidos pensaran en la posibilidad de adelantar un juicio político contra Benítez. Desde el opositor Partido Liberal Radical Auténtico hasta la facción del Partido Colorado que lidera el expresidente Horacio Cartes expresaron su intención de estudiar la posibilidad de impulsar un debate en el Congreso que obligue al mandatario a dimitir.

Es así como el anuncio de un posible cambio ministerial es una acción de Benítez para distensionar la presión en su contra, pero puede no ser suficiente si las protestas en las calles continúan y los congresistas se suman al descontento social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

video

Pueden usurpar tu perfil de WhatsApp y estafar a tus contactos

Desde la División Policial de Investigaciones de Puerto Madryn el oficial Ariel Aburto advierte a la población cómo es que operan los estafadores con...