12 C
Comodoro Rivadavia

En una edición acotada y virtual, se cierra el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

La 35ta. edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata llega a su final, a la espera de la entrega de premios y el visionado de los últimos filmes, en una edición acotada en su programación y de forma virtual, pero que mantuvo la calidad en sus cintas.

Mañana a las 19 los directivos del festival darán a conocer la decisión de un jurado que tuvo que elegir a los ganadores entre las 10 películas de la Competencia Internacional, Latinoamericana y Nacional, además de las secciones competitivas de cortometrajes.

Esta edición de pandemia estuvo dedicada a la memoria y obra de Fernando ‘Pino’ Solanas, el cineasta y militante fallecido el 10 de noviembre en París, víctima del coronavirus, mientras se desempeñaba como embajador ante la Unesco, por lo cual se incluyeron dos documentales y dos ficciones de su autoría.

También pasaron por Mar del Plata los homenajes a Norma Aleandro, Edgardo Cozarinsky, Manuel Antín y la música, escritora y actriz Rosario Bléfari, como también las clásicas secciones de work in progress, Estados Alterados -dedicado al cine experimental- y las películas fuera de competencia que engrosaron un catálogo de 175 producciones.

La Competencia Internacional, con cuatro cintas nacionales, trajo películas de Japón, Corea, Canadá, Estados Unidos, España y Francia, con un nivel parejo entre su mezcla de temáticas y estilos.

El cine nacional aportó el documental “Adiós a la memoria”, de Nicolás Prividera, y las ficciones “Las mil y una”, de Clarisa Navas; “Nosotros nunca moriremos”, de Eduardo Crespo; e “Isabella”, de Matías Piñeiro.

Prividera hace gala de ese estilo ensayístico que ya había mostrado en “M” y “Tierra de los padres”. Como ilustra su título, la película ahonda sobre el rol individual y social que ocupa la memoria, siguiendo los rastros de su padre y el estado en el que se encontraba en sus últimos años de vida producto del Alzheimer. Filme de tono entrañable, pero con algo de solemnidad.

Crespo presentó su segunda ficción, aclamada antes en San Sebastián, en la que mantuvo a su rural Entre Ríos natal como escenario, al que llega una madre con su hijo adolescente para los trámites por la muerte de su hijo mayor. Con un clima denso y en extremo empático, el director logra una combinación precisa entre el silencio, el diálogo y la imagen, que permite sentir el sufrimiento de una familia.

Piñeiro y Navas no se quedaron atrás con sus trabajos. Ambos con participación en Berlín llegaron a Mar del Plata con dos piezas bien diferentes. En el caso de Piñeiro, el cineasta trabaja las dudas, inseguridades y conflictos vocacionales con delicadeza, sensibilidad y una ya madurez cinematográfica.

Navas, que presenta su segundo largometraje, maneja una estética y una narrativa completamente diferente, pero no por eso menos efectiva. La realizadora correntina tiene la audacia de poner en foco las disidencias y las formas fluctuantes que asume el deseo sexual para las nuevas generaciones en el contexto de la periferia en una cinta que pone en foco el amor entre dos adolescentes de clase baja con vidas diametralmente opuestas.

Diez películas reunió la Competencia Latinoamericana que en una interesante variedad mostró un nivel parejo, con filmes que estuvieron por encima de la media y otros de menor desarrollo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

Francia: Los vacunados con AstraZeneca recibirán una segunda dosis de Pfizer...

Francia administrará una segunda dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna a las personas de menos de 55 años que recibieron una primera...