24 C
Comodoro Rivadavia

El día que Diego se despidió de La Bombonera con Boca campeón

Diego Armando Maradona pisó por última vez el césped de la Bombonera el 7 de marzo pasado, la noche en que Boca se consagraba campeón de la Superliga 2019/20 al vencer por 1 a 0 a Gimnasia, el equipo que dirigía el “10”.

El jugador de fútbol más grande la historia, que falleció este miércoles a los 60 años, vivió en ese mítico estadio jornadas de gloria como jugador y también como hincha fervoroso de la “azul y oro”, en su palco de la calle Del Valle Iberlucea, entre una de las áreas y la mitad de la cancha.

Quizás aquel pico “irreverente” con Carlos Tevez, el héroe de la noche con el gol del campeonato, fue un poco el sentimiento de cincuenta mil almas que esa noche se olvidaban por un momento de querer ganarle el campeonato a River y le brindaban todo su amor al ídolo eterno.

Atrás quedaron declaraciones duras del ídolo y la dirigencia de Boca por algunas cuestiones políticas internas del club. Y todo se superó cuan Diego asomó su cuerpo, levantó los brazos y alzó su mirada hacia las tribunas.

Como demostración de ese pacto de amor inalterable, Diego llegó esa tarde en el micro de Gimnasia, escoltado por “La 12”. Un rato después, la barra desplegaba en la cabecera de la Casa Amarilla un “trapo” que lo decía todo: “Diego sos y serás lo más grande de la historia”.

Con el estadio repartido entre gritos y lágrimas, Maradona caminó en ese anochecer porteño los cincuenta metros desde la salida del vestuario visitante hasta el centro de la cancha, en donde lo esperaban su “compadre” del Boca campeón 1981, Miguel Ángel Brindisi, y Hugo “el Mono” Perotti, al que le dio un pase “mágico” para vencer a Ferro 1 a 0, un trampolín para llegar al título del Metropolitano de ese año.

La multitud rescató del fondo de su historia aquello de “Vale 10 palos verdes, se llama Maradona….”, mientras Diego pisaba el césped en donde fue feliz, sin saber que era la última vez.

Queda también para el recuerdo del hincha a la salida del entretiempo, con el gesto de “la gallinita” a lo Maradona, mientras la Bombonera deliraba.

Terminado el partido, Maradona se fue en silencio, mientras la hinchada de Boca se estremecía por una estrella más. Diego caminaba hacia el túnel y miraba con ganas de festejar él también.

Fue el 7 de marzo de este año, antes de la pandemia de Covid-19. Y fue la última vez que Diego estuvo en la Bombonera, cuando “su” Boca salió campeón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

Dabove deja Argentinos Juniors para llegar a San Lorenzo

Diego Dabove cerró su desvinculación de Argentinos Juniors y con la libertad de acción ya confirmada, el técnico será el próximo entrenador de San...