Vecinos de ese sector, denuncian que a pesar de vivir hace siete años en el lugar, recién ahora empezarán a pagar las viviendas entregadas por el IPV, debido a extravíos de los expedientes por parte del instituto. El problema radica en que para un sector del barrio quieren utilizar un actual sistema de cuotas llamado UBI, que va de la mano con la inflación y la variación del dólar (como si las casas las hubieran entregado ahora), en lugar del sistema francés que era el utilizado al momento de la entrega de las casas. La diferencia entre un sistema y el otro es de aproximadamente 10 mil pesos mensuales, a pesar de ser las mismas viviendas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más