16.9 C
Comodoro Rivadavia

La autocracia no “garpa”

El gobernador Mariano Arcioni no paga, no genera proyectos y no sabe cómo va a seguir gobernando los cuarenta y cinco meses que le faltan, pero tampoco lo asume como fracaso de gestión.

Los jubilados lo buchonean por carta al mismísimo Presidente de la Nación, el premio Nobel de la Paz lo acusa de afectar los derechos humanos esenciales, las redes lo califica como (mala) tendencia y el grueso de la clase política lo critica en vos baja (mientras dure la pandemia). Sin embargo al escribano “no le entran las balas”, como se dice en la jerga castrense.
Esto se produce en consonancia a lo que se da en muchos gobiernos del mundo, donde el umbral de resistencia social y política se amplió peligrosamente, tal como lo describe Melis Gülboy Laebens en su artículo “Enemigos internos: democracia y amenazas de autocratización”.
La analista advierte que “Los líderes del Poder Ejecutivo se vuelven una amenaza autocrática cuando para mantenerse en el poder intentan restringir libertades, así como debilitar sistemas de control políticos y administrativos”. Y propone incluso una metodología para blindarse de estos “asaltos al poder” incluso bajo formas de gobierno aparentemente democráticas pero que saltan peligrosamente las rendiciones de cuentas de los manejos de lo público. “Entre los indicadores de base de V-Dem, identifico tres para medir cambios en la rendición de cuentas horizontal: la independencia de los altos tribunales, la posibilidad real del Poder Legislativo de investigar al Ejecutivo y la supervisión del Poder Ejecutivo por diferentes entes además de la Legislatura”, dice la experta que estudia los procesos de autocratización en Turquía, Europa del Este y América Latina, y que con poco margen de error se asemejan a la realidad política de Chubut.

Pelea cuerpo a cuerpo

Mientras sonaron especulaciones que una vez abierta la cuarentena y tras Semana Santa el gobernador podría llegar a “tirar la toalla”, lejos de pensarse políticamente debilitado, dicen que Arcioni estaría dispuesto a dar pelea hasta el final. Y si se tiene que ir, se llevaría puesto a varios antes. Y esto es así, literalmente.
La semana pasada quedó expuesta la interna más fuerte que hoy funge en Fontana 50, y es lisa y llanamente por la única caja en pie, que es el Banco del Chubut. Primero Arcioni sugirió tomar fondos del FUCO para sueldos, idea que quedó en stand by por tratarse de dinero destinado a obras y a garantías bancarias y requerir aprobación legislativa. Luego se cruzó prácticamente en vivo en medio de una conferencia de prensa con el propio presidente de la entidad, Julio Ramírez, que le bajaba el tono a los anuncios que el gobernador intentaba maximizar. La cuestión llegó a un nivel tal, que en un momento se observó un contrapunto entre ambos en vivo ante toda la provincia. La relación entre ambos no viene bien desde hace tiempo, y pareció haber llegado a un punto límite este viernes, cuando los integrantes del Comité de Crisis desataron toda su bronca ante las imágenes que mostraban a los jubilados agolpados desde temprano frente a las sucursales de la entidad para cobrar sus haberes. Antes, desde el Banco habían calificado durísimamente las medidas del ministro de Economía, Oscar Antonena, lo que generó mucho ruido en el gabinete.

¿Se va o “lo va”?

«Les doy una semana, si no aplican las cosas que les estamos pidiendo, se van a tener que ir», fueron las palabras que el mandatario habría dicho en estas horas a los representantes del banco, en lo que sonó claramente a un ultimátum ante la paciencia agotada.

Al parecer  el disgusto no es de ahora, sino que lleva un par de meses, justo después de que Arcioni validara el nombre de Ramírez ante la Legislatura para que siga como presidente de la sociedad anónima con mayoría accionaria estatal. Dicen que el mandatario viene observando con desconfianza los movimientos del presidente y su vice, el madrynense Carlos Tapia, por algunas decisiones recientes que se tomaron en contra de su voluntad. Ambos habrían integrado por el mes de febrero una “lista negra” de funcionarios que estaban casi afuera del gobierno, pero a último momento fueron “salvados” por una tregua política y la emergencia que desató la pandemia”.
“Esta pulseada entre ´Adolf´ Arcioni y ´Chiquito´ Ramírez va a ser para alquilar balcones”, auguró una calificada fuente de Rawson afecta a apodar a los principales protagonistas políticos, que ya imagina un cuadrilátero en plena plaza de Rawson, conociendo los temperamentos explosivos de ambos funcionarios.
Desde la posición fuertemente autocrática que ostenta, está claro que el Gobernador no accederá a que le pongan límites desde la entidad bancaria, y el presidente del Banco no dejará que otra vez la política saquee la institución financiera público-privada como sucedió hace años. Es más, el contador no pocas veces dio su palabra públicamente que oficiaría de guardián de la entidad mientras ocupara su lugar. Una promesa que estaría tambaleando por las presiones oficiales.
Lo que no se sabe es si Arcioni podría desbancar unilateralmente a Ramírez sin incurrir en otra irregularidad institucional, y sin que salte la bancaria.

La bicicleta financiera sigue firme

En el “mientras tanto” la gestión espera alguna soga circunstancial para cancelar los sueldos de febrero. ATN o adelanto de coparticipación, porque Letras ya no pueden colocar y cuasimonedas no le han permitido emitir. Con el objetivo cercano de lograr la reestructuración de la deuda externa, una operatoria que traerá polémica no sólo por la dilación de los compromisos provinciales sino por las tasas y comisiones a abonar.
Ya la MUS le exigió al gobernador Arcioni que «…arbitre todos los medios posibles para suspender el pago de la deuda y sus intereses a los acreedores externos, privilegiando de este modo la salud y la alimentación del pueblo chubutense y el salario de trabajadores estatales», consideraron los gremios estatales. Sin embargo, sobre esto tampoco se pronunció el gobernador.

Provincias al horno

Las recetas que se ensayan parecen a todas luces muy parciales, y el mandatario no da siquiera indicios del rumbo que se trataría de enfilar a largo plazo, como para tranquilizar a una ciudadanía que ya prefiere ni salir de la cuarentena domiciliaria para no volver a sufrir el caos público.
Sobre todo a sabiendas del complejo escenario al que se sumaron componentes impredecibles como la recesión virósica, la depresión del precio del único commodity fuerte sobre los que percibe regalías ( el petróleo) y la caída estrepitosa de los ingresos tributarios ante el abrumado estancamiento provincial.

Peor imposible

Además, una mezcla de recesión y los primeros efectos del virus han hecho caer también las transferencias de la Nación a las provincias en el mes de marzo del 11,3 % según afirma el Instituto Argentino de Análisis Fiscal que conduce el economista Nadin Argañaraz. Según el informe las transferencias del gobierno a las provincias crecieron nominalmente un 30,4% en este mes, pero si se descrema ese monto por efecto de la inflación, la caída real llega al 11,3%.
El análisis del Iaraf mide el efecto del virus en la caída al afirmar que en febrero la caída real fue del 4%. Los estados que encabezan esa baja de transferencias son Córdoba, Santa Fe y San Luis con una caída del 13%. El resto de los distritos verificaron una caída del 11%.
Pero lo peor parece que está por venir. El panorama para el mes de abril preocupa, según el informe, porque la caída de la actividad productiva por la parálisis del país, como método para detener el contagio del virus, golpeará al IVA, un tributo ligado a las ventas y que mostrará el castigo más grande sobre la masa total de la recaudación.
El Iaraf dio a conocer la semana anterior una propuesta de coordinación integral de la Nación y los gobiernos provinciales y municipales de manera reducir hacia adelante la incertidumbre respecto de los ingresos. La base de esa propuesta es que se les hagan adelantos de coparticipación financiados por emisión monetaria. El objetivo, desde esa perspectiva, es evitar la receta del pasado de que las provincias emitan monedas locales, y se puso el 12 de abril – domingo de Pascua – para arribar a alguna solución. Entienden todos que para ese día el gobierno aliviará las restricciones que frenan la actividad. Si las provincias no van a cuasimonedas, es muy probable que la Nación lo haga como fueron los Bonos LECOP (Letras de Cancelación de Obligaciones Provinciales) que se emitieron en 2001 2002. En cualquiera de los casos se le sumará un problema más a Chubut para afrontar sus deudas salariales tarde, mal y con ´papelitos´, sin un estallido en puerta. Habrá que ver…

fte-El Diario de Madryn

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

Transportistas de turismo siguen con la protesta en la Ciudad de...

Choferes de transporte del sector turístico continúan por tercer día consecutivo con una protesta en el centro porteño que complicaba la circulación del tránsito...