Aterra pensar en las consecuencias inmediatas de este disparate. Tremendas colas en los bancos. Así amaneció la Argentina cuando se cumplen catorce días de cuarentena.

Miles de adultos mayores apiñados en un hacinamiento cruel para poder hacerse de los magros haberes que les garantiza el sistema. El promedio de edad de los muertos hasta ahora en la Argentina como consecuencia de esta feroz pandemia es de 68 años. Esta particularidad parece tener que ver con el hecho de que el virus entró al país desde el exterior, importado por gente que regresó en las últimas semanas de países muy comprometidos por la pandemia.

¿Cuánto tardará el coronavirus en buscar reproducirse en los muy mayores? ¿Cuánto en devorarse la vida de los más viejitos, de los más débiles? ¿Cuánto en entrar en las casas más humildes, la de los que hoy se amontonan para llevarse la AUH a casa?

Hoy, cuando intentamos resguardarnos y resguardarlos de un triste final, los más vulnerables son arrojados a la calle por un sistema que los tiene como siempre en lista de espera.

Este viernes negro para muchos empezó el mismísimo jueves. Adiestrados en sortear adversidades, algunos, acamparon durante la madrugada. Imposible no estremecerse frente a las inevitables consecuencias de este desmanejo.

No hay margen para la distracción o el error. Las consecuencias de este día se empezarán a sentir en una o dos semanas. La apertura de los bancos sobre el fin de semana llega tarde. Conforme se dijo oficialmente la circulación es comunitaria y hay muchos casos asintomáticos que no podrán detectarse rápidamente.

El virus nos pone a prueba. Mete en crisis todas nuestras fortalezas y debilidades. Democratiza nuestras vulnerabilidades, nos enfrenta a dilemas éticos impensados y nos obliga a poner en juego nuestra sensibilidad social y sentido solidario.
Hoy las calles se llenaron de manera temeraria de gente mayor. La culpa no es del virus.

Los responsables son pocos, por un lado La Bancaria que forzo al Banco Central a que mantuviese los bancos cerrados, en segundo termino los Bancos, quienes en los ultimos tiempos obtuvieron enormes ganancias mientras la gente se empobrece, y por ultimo la Anses y el poder gobernante quienes permitieron que se pusiese en riesgo a quienes mas deberian protejer.

fte – Infobae / Canal 9

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más