18 C
Comodoro Rivadavia

Madrid amaneció con sus calles vacías por el cierre generalizado

Las calles del centro de Madrid, normalmente bulliciosas, estaban casi vacías este sábado porque los habitantes siguieron la recomendación de las autoridades de quedarse en casa.

Terrazas y bares cerrados, plazas y calles desiertas, tiendas clausuradas… al igual que otras ciudades europeas, Madrid era este sábado una capital fantasma debido a las medidas drásticas contra el avance vertiginoso del coronavirus.

“Nosotros que estamos acostumbrados a ver multitudes, ver así la Puerta del Sol nos resulta desolador”, dice pertrechado de mascarilla y guantes Paco Higueras, empleado de una cadena de alimentación en la calle Mayor, en pleno centro de la capital española.

Por orden del gobierno regional madrileño, desde este sábado y hasta el 26 de marzo, por lo menos, estarán cerrados todos los negocios no indispensables, lo que excluye alimentación, farmacias, kioskos, estancos y gasolineras.

El objetivo es contener la epidemia en la región más castigada de España, que ya sumaba 2.940 contagiados y 133 muertos, según las autoridades.

El resultado era impresionante en Madrid, una ciudad chispeante de actividad en tiempos normales y célebre por sus bares y terrazas atiborrados de gente tomando tapas y cañas.

En la Plaza Mayor y las calles adyacentes estaban cerradas todas las terrazas, y aparte de los vehículos de policía y algunos empleados municipales de limpieza sólo se veía deambular a algunos turistas. En los locales lucían carteles con explicaciones como “cerrado por responsabilidad social”.

Al mismo tiempo se multiplicaron los llamamientos a la solidaridad desde las autoridades regionales y la Cruz Roja, con numerosos carteles en las calles animando a la población a donar sangre para mantener las reservas en el nivel requerido.

 

Dejá tu opinión

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para leer