15 C
Comodoro Rivadavia

Una mujer confesó que asfixió a sus hijos y que les cantó mientras morían

Una mujer de 22 años confesó que asesinó a sus tres hijos: un nene de tres años, una nena de dos y una beba de siete meses. Además, ante las autoridades detalló que mientras los asfixiaba les cantaba canciones. El crimen ocurrió en Phoenix, Estados Unidos, y la acusada tiene antecedentes de adicciones a las metanfetaminas.

La Policía llegó a la vivienda de la mujer, Rachel Henry de 22 años, el lunes 20 de enero por la noche luego de haber recibido un llamado al 911. Una vez allí, los agentes se encontraron con la macabra escena de los cuerpos de los pequeños tendidos y con la presencia de los padres de los chicos. “La madre admitió haber lastimado a sus tres hijos”, precisó la oficial de esa fuerza, Mercedes Fortune.

En ese sentido, y con el correr de las horas, se supieron más detalles de la declaración ante las autoridades de Phoenix. De allí se desprende que la mujer le manifestó a la Policía que primero mató a su hija de dos años, la puso en el piso y le colocó su mano sobre la boca. También contó que el nene de tres, al ver esto, comenzó a gritarle.

Luego de terminar con la vida de la nena, hizo lo mismo con el chico y por último con la bebé de siete meses. Sin embargo, lo tétrico de los crímenes no termina allí dado que al momento de asfixiarlos, declaró que les cantaba canciones. Una vez que los mató, acomodó los cuerpos sobre el sofá del living como si estuvieran dormidos. Las víctimas fueron identificadas como Zane Ezri Henry, Mireya Henry y Catalaya Kyeana Rio, según consignó el medio Oklahoman.

Henry fue detenida en ese momento y el martes 21 la trasladaron a la Corte para que le leyeran los cargos en su contra: está acusada de tres homicidios en primer grado. Por su parte, su pareja y padre de los menores, estuvo retenido unas horas por las autoridades pero luego fue liberado porque no encontraron pruebas en su contra.

En 2018, los dos niños mayores fueron puestos bajo custodia del Departamento de Servicios Humanos de Oklahoma debido a “un entorno hogareño inseguro debido a la violencia doméstica y al abuso de sustancias por parte de ambos padres”. Sin embargo, luego los restituyeron. “En el momento de su muerte, los hijos de Rachel Henry no estaban bajo la custodia del Departamento de Servicios Humanos de Oklahoma”, manifestaron desde el departamento de Policía en un comunicado.

Triste despedida

La comunidad de Phoenix no sale de su asombro ante la crueldad de la mujer para con sus hijos. Luego de trascender la noticia de las muertes, muchos vecinos decidieron acercarse al lugar y colocaron en la entrada de la vivienda globos de colores y osos de peluche, como una manera de recordar a las pequeñas víctimas.

Dejá tu opinión

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para leer