17 C
Comodoro Rivadavia

Los movimientos sociales buscan no depender de planes

Quienes asistieron ayer a la presentación del ” Programa del buen gobierno” en la Facultad de Medicina se habrán llevado un pantallazo de cómo el nuevo gobierno de Alberto Fernández quiere fijar la convivencia con los movimientos sociales, a los que muestra como aliados, y viceversa.

También participaron ciertos interlocutores claves para negociar con los trabajadores informales: Daniel Arroyo, nombre puesto para ocupar el Ministerio de Desarrollo Social, y Máximo Kirchner, quien podría ser el puente del gobierno con estas organizaciones.

El evento contó con paneles en donde se expusieron las propuestas que las organizaciones sociales tienen para articular sus demandas con la dirigencia política. Se presentó un documento que contempla desde la labor que vienen realizando estas agrupaciones hasta ideas para nuevas políticas públicas.

Lo que quedó en claro, además, es que las demandas de los movimientos sociales ya no pasan por ampliar los planes de trabajo, sino por conseguir mayor institucionalidad para los trabajadores de la economía popular y ocupar roles de participación activa de sus dirigentes en el gobierno. Durante los últimos años construyeron un elemento de presión muy significativo en las calles y ahora buscan replicar su representatividad en el Estado.

“Necesariamente tenemos que construir movimientos sociales de unidad y de participación. Para resolver la pobreza hay que darles el poder a los pobres. Hay que construir programas que vayan más allá de la asistencia pública”, expresó Rafael Klejzer, secretario de la CTEP Capital, en un panel que compartió con el secretario general del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, y con Arroyo.

Pérsico fue más allá y dio un ejemplo concreto de las demandas que tienen como trabajadores informales: “Queremos que nos pongan en blanco, queremos ser reconocidos”. Parte de esta demanda se canalizará a través de la creación de un sindicato de trabajadores populares, que ya está en marcha. “Nosotros creamos nuestro propio trabajo, no estamos pidiendo algo que no hacemos. Nuestra primera conquista será poner en valor a estos trabajadores. Tenemos que construir poder desde el pueblo”, sumó Pérsico.

El cierre del panel quedó en manos de Arroyo, quien dejó en claro que la alianza con los piqueteros es un hecho (cuánto durará es otra discusión) y que tendrán un espacio en el gobierno.

Dejá tu opinión

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para leer