17 C
Comodoro Rivadavia

Países del ALBA abordarán en Nicaragua crisis de Bolivia

El canciller de Evo Morales llegó sorpresivamente a la capital de este país centroamericano, donde se prevé un pronunciamiento a favor del expresidente boliviano y una condena a lo que consideran un “golpe de Estado”.

Los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) se reunirán este jueves (14.11.2019) en Nicaragua, para analizar la crisis de Bolivia y condenar el “golpe de Estado” contra el expresidente Evo Morales, se informó oficialmente en Managua.

El canciller de Bolivia, Diego Pary, que llegó sorpresivamente a la capital nicaragüense, dijo que su presencia en el país centroamericano es “para participar precisamente en el Consejo Político del Alba el día de mañana (jueves)”. Adelantó que condenarán lo que consideran un “golpe de Estado”.

Pary añadió que Morales, quien renunció a la presidencia el pasado domingo y se encuentra asilado en México, se vio obligado a salir de Bolivia “para evitar que se derrame más sangre, para evitar que se den muertes en el país”.

En alusión a la proclamación de la presidenta interina de su país, Jeanine Áñez, señaló que “lo que ha hecho el golpismo es posesionar a una presidenta que ilegalmente está ejerciendo funciones” y acusó a la Organización de Estados Americanos (OEA) de no ser solamente “cómplice sino actor dentro del proceso golpista en Bolivia”.

El grupo del ALBA, ideado por el fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez, está integrado por Cuba, Venezuela, Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Granada, Santa Lucía, y San Cristóbal y Nieves.

Mientras tanto, en Bolivia la crisis política se caracterizó por violentos choques en La Paz entre manifestantes leales al expresidente Morales y efectivos policiales y militares, en el primer día del gobierno provisional.

“Ahora sí guerra civil”, la consigna de seguidores de Morales

Una multitud, en su mayoría de indígenas y vecinos de la ciudad de El Alto, llegaron en marcha hasta la vecina La Paz portando la whipala, la multicolor enseña indígena y algunos gritaban la consigna “ahora sí guerra civil”, mientras la policía repelía con gases a los grupos que intentaron entrar a la plaza Murillo, la sede del Palacio de Gobierno y del Legislativo. También se reportaban bloqueos de carreteras en Cochabamba.

Por su parte, el senador boliviano Arturo Murillo, designado este miércoles como ministro de Gobierno (Interior) por la presidenta Áñez, advirtió que habrá cárcel para quienes cometan “sedición”.

En tanto, la proclamación de Áñez ha sido recibida con saludos y rechazos de varios gobiernos, poniendo de manifiesto la división de un continente en bloques casi antagónicos.

Los reconocimientos a la presidenta interina llegaron desde Colombia, Guatemala, Brasil y Estados Unidos, mientras que México, Uruguay, Venezuela y Argentina, a través de su presidente recién electo, externaban su respaldo a Morales.

El tema boliviano también fue discutido en la Eurocámara, donde los grupos parlamentarios se dividieron entre los que opinan que se trata de un golpe de Estado, principalmente los grupos de izquierda, y los que rechazan tildarlo así, sobre todo conservadores y liberales.

Añez asumió la presidencia interina el martes, después de que Morales renunciara tras una recomendación de los militares, debido a un informe de la OEA en el que se denunciaban graves irregularidades en los comicios del 20 de octubre, en los que fue reelegido para un cuarto mandato.

Dejá tu opinión

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para leer