14 C
Comodoro Rivadavia

“Chau Capitan”

El nivel de crispación en la cúpula del gobierno provincial alcanzó  uno de los momentos más tensos desde la asunción de Mariano Arcioni tras el fallecimiento de Mario Das Neves. Y terminó con el descabezamiento del poderoso ministerio de Coordinación de Gabinete que venía regenteando Federico Massoni con excesiva “mano de hierro”.

El “Capitán América” (como identifican al ex-ministro) fue así un personaje que se compró el propio Arcioni y que hasta acá vino “sirviendo” para mantener a raya los reclamos públicos, generar el “enemigo externo” permanente y necesario que sugiere el instructivo marcial básico, y garantizar la lealtad de la tropa uniformada a costa de aumento de autoestima y sueldos, en ese orden.

El problema es que como todo absolutismo el enfrentamiento con el sector docente tensó demasiado la llamada  “paz social”, y dejó expuesto el exceso de ánimo autocrático que subyace en Fontana 50, a pesar de que, como enseñan en nuestras escuelas “por Ley Nacional Nº 14408 del 15 de junio de 1955, Chubut se transformó en una provincia, se anuló la Gobernación Militar de Comodoro Rivadavia”. Todo esto no parecía haberse entendido en el discurso del propio Massoni que desató una verdadera “guerra ideológica” con los docentes, logrando que “la sangre” llegara más de tres veces al Río de la Plata y de ahí, a paros escolares en todo el país.

Ya casi en un mano a mano entre el gremio y el ministro, el miércoles un grupo de docentes escrachó a Massoni a la salida del gimnasio a donde además concurría con custodia policial. El contraataque no se demoraría, aunque pareciera un “accidente”, y frente a una manifestación en la que docentes avanzaron ayer sobre el vallado en Casa de Gobierno, la policía cargó contra el secretario general de ATECH, que terminó detenido por “resistencia a la autoridad” y liberado tres horas después dado sus fueros sindicales. Este mecanismo de “lanzar nafta para apagar el fuego” de los reclamos, fue casi sistemático en el último año y tiene que ver con una lectura sesgada sobre el rol de los empleados públicos, sobre el “gasto” que representan los servicios esenciales que son responsabilidad del Estado, como lo es la Educación y sobre todo con el desprecio sobre el tipo de política que se vino cultivando, en una provincia cuyo mayor capital político hasta ahora, era precisamente el universo elector cautivo que representan los empleados públicos. Todo esto, así planteado y políticamente descontextuado, termina siendo para Arcioni y los referentes de mesa chica del gabinete que lo ha ido acompañando hasta ahora, un problema exclusivamente “cuantitativo”. Lo fue por lo menos para los tres ministros Coordinadores que funcionaron en estos dos años: Sergio Mammarelli, Marcial Paz y Federico Massoni.

fuente – El Diario de Madryn

Dejá tu opinión

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para leer