6 C
Comodoro Rivadavia

Atropelló y mató a una jubilada y los hijos de la víctima lo abrazaron en pleno juicio

Gonzalo estaba a punto de recibir cinco años de prisión por atropellar a Elvira, de 82 años, pero lo que finalmente recibió de manera sorpresiva fue un abrazo de los hijos de la mujer que había matado en un accidente de tránsito en 2015.

Dos hijos de una mujer de 82 años, que murió tras ser atropellada en 2015 por un motocilista en la ciudad balnearia de Necochea, aceptaron hoy perdonar al acusado y acordaron una pena de cumplimiento condicional, tras lo cual el juez del caso les pidió “disculpas” a los tres “en nombre del Poder Judicial” por los casi cinco años que demoró la causa.

Por el hecho ocurrido en la esquina de 49 y 50 en 2015, Martínez fue acusado de “homicidio culposo agravado por conducción vehicular”, y desde entonces los hijos de la mujer siempre rechazaron cualquier acuerdo que evitara una pena de prisión de cumplimiento efectivo.

Un cuarto intermedio fue decisivo. Así lo recordó el juez Juliano: “Este muchacho estaba muy acongojado, me llamó mucho la atención, no es frecuente. Nadie discutía lo que había pasado sino cuál sería la pena. Los hijos de Elvira querían que Gonzalo fuera preso a la cárcel de Batán, pero después de 21 años de experiencia, me di cuenta que el hombre estaba hablando con el corazón en la mano”.

Sergio y Daniel, los hijos de Elvira, estaban muy enojados por lo ocurrido el 4 de enero de 2015 en el cruce de la avenida 59 con la calle 50, en Necochea. Aquel día, Gonzalo atropelló con su moto a la anciana, pero lejos de huir, estuvo todo el tiempo en el hospital deseando que se recuperara, aunque la mujer de 82 años no pudo resistir.
Gonzalo aceptó de inmediato su culpa: en la audiencia final no podía hablar, no por enfrentarse a una pena de 5 años de prisión por homicidio culposo agravado por conducción vehicular sino porque no había visto a Elvira cuando cruzó la calle aquel día.

Al final, el juez intercedió: les propuso al fiscal Eduardo Nuñez y a los abogados de las partes acordar un juicio abreviado con una pena de 3 años de prisión de ejecución condicional y una prohibición de manejar por el mismo tiempo. Todos lo aceptaron.

Pero lo que nadie esperaba es que uno de los hijos de Elvira, a ver que el hombre que había atropellado a su mamá no dejaba de llorar, se paró, lo abrazó y lo perdonó.

A la salida del proceso, el juez Juliano les pidió a los tres disculpas por los casi cinco años de demora por el proceso penal ante un caso que no necesitaba más tiempo de investigación.

Dejá tu opinión

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para leer

Seminario de periodismo deportivo

El Departamento de Comunicación Social y la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales organizan el primer seminario de periodismo deportivo que se llevará a...