Según CAME, en agosto hubo 12 productos donde las brechas subieron. Mayormente se trata de productos de primera necesidad como la harina, la leche, y la papa entre otros.

La brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los productos agropecuarios subió 8,3% en agosto, impulsada por el aumento de la leche, la carne,  la papa,  y la harina. Así se desprende del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En promedio, los consumidores pagamos 5,6 veces más de lo que cobró el productor por los productos en la tranquera de sus campos. Esto quiere decir que en el medio de la crisis en que se encuentra el país y nuestra provincia en particular, los intermediarios, aquellos que le compran lo producido a las chacras y lo reparten a las ferias, a los supermercados, y en algunos casos a los almacenes minoristas, decidieron incrementar sus márgenes de ganancia.

Actitud totalmente mezquina si se quiere,  en donde impera el “salvese quien pueda” por encima de cualquier otra cosa.

Sin importar el punto en la cadena de traslado en que se encuentra el que produce el aumento, solo lo hace pensando en si mismo; entonces, es momento de prestarle mucha atención a la posibilidad de saber lo que valen los productos  antes de que caigan en manos de los distribuidores, y tratar de comprarlos lo mas cercano al productor posible. Resulta que se puede hacer, solo hay que dejar de lado de comodidad actual de ir a un mercado y llenar el carro de cualquier cosa y obrar en consecuencia, de esa manera es como se defiende el pobre valor del dinero.

fte – Editorial Canal 9

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más