17.9 C
Comodoro Rivadavia

Italia formó otra “coalición imposible” y evitó las elecciones

Para impedir que Matteo Salvini sea primer ministro, el Movimiento 5 Estrellas, que nació para romper el sistema político italiano, se alió con el Partido Democrático, que es socialdemócrata, europeísta y un exponente del establishment.

Cuando Matteo Salvini presentó una moción de censura contra el gobierno del que era ministro del Interior y hombre fuerte, parecía inevitable el llamado a elecciones anticipadas. La alianza entre su Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) estaba rota, y era inviable la continuidad de Giuseppe Conte, el primer ministro que habían consensuado tras las elecciones de marzo de 2018.

Sin embargo, en un giro que Salvini no esperaba, Luigi di Maio, líder del M5S, llegó a un acuerdo impensado con Nicola Zingaretti, secretario del Partido Demócratico (PD), que hasta hace poco tiempo era su peor enemigo. Conte presentó su renuncia el 20 de agosto, pero este jueves volvió a jurar como primer ministro ante el presidente Sergio Mattarella.

El nuevo gobierno, que deberá ser ratificado por el Parlamento entre el lunes y el martes, excluye, obviamente, a la Liga. La aprobación será un trámite, porque el M5S es el partido con más bancas, y junto al PD llegan a la mayoría. Es la razón por la que Salvini, que se convirtió en el político más popular del país en el último año, tenía que ir a las urnas para sumar los escaños necesarios para ser ungido premier. Ahora tendrá que esperar.

Conte continúa al frente y el M5S se quedó con diez carteras sobre 21 —Di Maio, que estaba a cargo de Desarrollo Económico, pasó a Relaciones Exteriores—, pero el gobierno es completamente distinto al que acaba de terminar. De ser populista, antieuropeo y de una derecha bastante extrema por momentos, pasó a ser proeuropeo y socialdemócrata.

Si bien Zingaretti no forma parte del gabinete, el PD tiene nueve ministros. El que más se destaca es Roberto Gualtieri, flamante responsable de Economía y Finanzas. Su buenas relaciones con Bruselas marcan un profundo quiebre.

Pero el cambio más abrupto se dio en el Ministerio del Interior. En lugar de Salvini asumió la extra partidaria Luciana Lamorgese. Abogada y funcionaria de carrera con perfil bajo, es considerada una experta en migración. Se espera que su política sea diametralmente opuesta a la de su antecesor.

Algunos analistas calificaron de suicidio la jugada de Salvini, que arriesgó todo para llevarse el premio mayor y se quedó sin nada. Recibió un golpe duro, no hay dudas. Pero hay motivos históricos, políticos y económicos para pensar que a la nueva coalición no le resultará nada fácil mantenerse unida.

“El gobierno de los holgazanes, de los reciclados y de las potencias europeas no durará mucho. ¡Haremos oposición en el Parlamento, en los municipios, en las plazas y finalmente votaremos y ganaremos!”, tuiteó Salvini el jueves. La última apuesta le salió mal. El resultado de esta dependerá de la capacidad de la nueva formación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más

Donación de insumos médicos de Alemania a Argentina

Alemania donó a la Argentina insumos médicos para fortalecer el sistema sanitario ante la pandemia de coronavirus. La potencia europea envió al país 924 mil...