13.9 C
Comodoro Rivadavia

Noruega donó US$1.200 millones a Brasil durante 10 años y dejó de hacerlo

Noruega donó US$1.200 millones a Brasil durante 10 años y dejó de hacerlo justo antes de los últimos fuegos.

El Fondo Amazonia es considerado el mayor mecanismo de protección de esta selva brasileña. Desde su creación, 94% de los casi US$1.300 millones recibidos fueron donados por Noruega. Pero poco antes de los incendios en el Amazonas, el país cortó el financiamiento.

El Fondo Amazonia fue propuesto durante una convención de Naciones Unidas sobre el cambio climático.

Este programa busca “captar donaciones para inversiones no reembolsables en proyectos de prevención, monitoreo y combate de la deforestación, y de promoción de la conservación y el uso sustentable” de esta selva, según el decreto de creación.

Pero, desde que el gobierno brasileño lanzó la propuesta, solo recibió dinero de tres fuentes: los gobiernos de Noruega y Alemania, y la empresa Petrobras.

En total financiaron 103 proyectos y aportado US$1.288 millones, de los cuales 94% fueron donados solo por Noruega.

La selva en llamas

El 15 de agosto el gobierno noruego anunció que suspendería el pago de este año, que ascendía a más de US$33 millones.

Alemania, que este año se había comprometido a donar US$39 millones, también frenó el pago.

En el evento de conmemoración de los 10 años del Fondo Amazonia, realizado en junio de 2018 en Oslo, Elvestuen ya había dado una advertencia.

“Si observamos los números sobre cómo se ha desacelerado la deforestación en Brasil en esos 10 años, el fondo definitivamente ha sido un éxito. Primero, obtienes resultados, luego obtienes nuestro apoyo”.

Pero, continuó: “En los últimos dos años, los números de deforestación fueron en la dirección equivocada. Por lo tanto, pagaremos en consecuencia”.

Para tener una referencia, según el INPA, en 2018 la deforestación fue de 7.536 km², 73% menos que en 2004, pero también 8,5% más que en 2017.

Desde el 1 de enero asumió la presidencia de Brasil Jair Bolsonaro, la situación empeoró.

De acuerdo con el INPA, en julio la deforestación de la Amazonía fue 278% más alta que en julio anterior.

A estos alarmantes números se sumó otro factor, Brasil también disolvió la estructura de gobernanza del Fondo Amazonas.

El gobierno de Bolsonaro llevaba meses anunciando cambios en la estructura y modelo de inversión del fondo para hacerlo “más efectivo”.

Una de las propuestas gubernamentales era usar el dinero para indemnizar a productores rurales que estuviesen dentro de las áreas protegidas, lo que, según los ambientalistas, favorecería la invasión de tierras y generaría aún más deforestación.

En este contexto, Elvestuen afirmó: “Noruega actualmente no está en condiciones de hacer más contribuciones al fondo”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más