4 C
Comodoro Rivadavia

Las prepagas perdieron más de un millón de afiliados en dos años

Ante los sucesivos incrementos en el valor de las cuotas, la disminución del poder adquisitivo de la población y la caída del empleo, cae el padrón de los afiliados a los servicios de medicina privada.

Según datos extraoficiales, en el país el sistema perdió en los dos últimos años más de un millón de afiliados, y conforme avanzan los meses las desafiliaciones se acentúan en consonancia con el deterioro de los ingresos. Con los saltos inflacionarios de los últimos años, más el encarecimiento de los costos médicos, las cuotas de las prepagas han tenido entre cuatro y cinco ajustes anuales.

En promedio, el costo de los planes de las prepagas es de entre $ 6.000 y $ 7.500 mensuales para una persona de edad mediana, y es mucho más alto para los adultos mayores.

Un matrimonio joven con dos hijos menores, por un plan sin reintegros, paga alrededor de $ 13.000 por mes. Y los planes familiares mayores superan ese importe. La salud pública alcanza un récord nacional de asistencia ya que, de acuerdo a los datos del primer semestre de 2019, un 48,3% de la población tiene como único recurso sanitario la atención en un hospital, al tiempo que un 47,5% cuenta con una obra social. En Patagonia, los números eran diferentes hasta hace un tiempo atrás, ya que la mayor adhesión a la medicina prepaga se registraba en la región, conforme los datos de La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz, con un 10,3% en esa situación, un 47,3% adherido a una obra social y un 35,8% que va sólo al hospital.

Las cosas han ido cambiando, y si bien la región patagónica sigue ostentando los mayores índices de adhesión a la medicina prepaga, cada vez son menos los afiliados, y el número resulta significativo cuando se calcula en porcentaje de población laboral.

En junio pasado, se habilitó que las prepagas puedan dar coberturas parciales para la atención  ambulatoria o de internación. Esto significa ofrecer planes más baratos, que no garanticen el 100% de la atención médica sino con coberturas limitadas y que quienes acepten esos planes cubran el resto a través del hospital público. Los planes parciales de cobertura ambulatoria incluyen: Consultas Médicas, Medicamentos, Estudios y Prácticas de Baja Complejidad y Estudios . En tanto, los parciales de internación incluyen Emergencias Médicas en domicilio y Guardia, Internación Clínica y Quirúrgica y Medicamentos durante la Internación.

El sistema de la salud en Argentina está delegado en su mayoría a las obras sociales, que pueden ser sindicales, a la medicina prepaga y solamente un 30% se atiende en hospitales públicos, aunque esos números están cambiando sustancialmente en los últimos meses

El gobierno, por decreto, modificó la ley de prepagas y sus reglamentaciones al permitir que se oferten planes parciales, o low cost, que fraccionen el Programa Médico Obligatorio (PMO) para abaratar el costo y por supuesto la calidad de la prestación y detener la sangría de asociados que desde 2018 vienen teniendo.  Los que resisten sin bajarse van en degradé con los planes: de los altos a los intermedios y de éstos a los económicos, según apuntan en las principales prepagas. De todos modos, 2018 terminó con una caída estrepitosa en la cantidad de afiliados y el año en curso muestra índices más elevados en la proyección. Las bajas empezaron a superar a las altas. En la líder Osde, sobre 2,2 millones en los últimos 12 meses se perdieron 8 mil afiliados.

Los negocios que en su momento se propiciaron desde el Gobierno de la Provincia  al depreciar la salud pública en favor de la privada, si bien ocasionó que en la última década los hospitales públicos de Chubut se hundieran por la falta de presupuesto, solo en algunas ciudades  se aproximó a su objetivo. En Comodoro Rivadavia, el Hospital Regional sufrió la falta de insumos al punto tal que la población colaboró con el nosocomio haciendo colectas para lograr cosas básicas como lavandina.

Ahora que el dinero escasea a todo nivel, las clínicas privadas que se beneficiaron y crecieron con esta inusual práctica ven esfumarse las utilidades y la gente esta retornando inexorablemente a la salud pública. El estado tiene como uno de sus deberes primarios el garantizar la salud a la población y no empujarla a que se asocie a una prestación privada.

 

1 COMENTARIO

Dejá tu opinión

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para leer

Comenzó la segunda etapa de la obra de la sede

Hace pocos días comenzó la segunda etapa de la obra del Centro de Jubilados Petroleros y Gas Privado, ubicada en calle San Martín. Esta obra...