3 C
Comodoro Rivadavia

El brote de Ébola en el Congo ya es una emergencia internacional

La Organización Mundial de la Salud considera que esta epidemia debe ser atacada en un esfuerzo común de todo el planeta. ¿Debemos preocuparnos?
La OMS no pretende que entremos en pánico, pero sí que estemos alerta que hay un problema grave de salud que está acabando con una parte importante de la población. Si no movemos ficha, la cosa puede ir empeorando. Y es que desde hace meses, las cifras del ébola en la República Democrática del Congo (RDC) avanzan sin descanso y el porcentaje de mortalidad de esta epidemia (cepa Zaire, la más letal de todas) supera ya el 65 % y alcanza ya más de 1.600 fallecidos.

Tal y como recoge la agencia de noticias SINC, debido a la gravedad de esta situación, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró que el brote es una emergencia de salud pública de interés internacional.
La recomendación se produjo tras el primer caso confirmado en Goma, una gran ciudad de casi 2 millones de personas, en la frontera con Ruanda, que actúa como puerta de entrada al resto del mundo: “Necesitamos trabajar juntos en solidaridad con la RDC para poner fin a este brote y construir un mejor sistema de salud. Durante casi un año se ha realizado un trabajo extraordinario en las circunstancias más difíciles. Ahora debemos asumir una mayor parte de la carga”.

El Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo confirmó el primer caso de ébola en esta zona del país, el de un pastor evangelista que viajó de Butembo a Goma. El pasado domingo, tras presentar los primeros síntomas, se dirigió a una clínica. Después fue trasladado para ser atendido en un centro sanitario especializado que ya estaba preparado porque se temía que la enfermedad pudiese llegar a esta parte del país. El religioso falleció el martes.

Las autoridades localizaron al conductor del autobús que llevó al pastor y el martes buscaban a los 18 pasajeros que hicieron con él el trayecto, para hacer los controles y evitar perderle la pista al contagio.

La OMS ha emitido una serie de recomendaciones tras decretar la alerta. “Si bien no hay pruebas aún de una transmisión local del ébola en Goma, RDC o Uganda, estos eventos representan una preocupante expansión geográfica del virus”, señaló el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Es hora de que el mundo tome nota”, dijo en un comunicado. Adhanom aceptó el consejo de su junta asesora de invocar las disposiciones de emergencia sólo utilizadas por el organismo de salud de la ONU en cuatro ocasiones anteriormente.

Sin restricción en los viajes

El máximo responsable de la OMS añade que la organización “no recomienda ninguna restricción en los viajes y el comercio, lo que más que detener el ébola podría dañar la lucha [contra el virus]”. “Esas restricciones fuerzan a la gente a usar pasos fronterizos informales y no vigilados, lo que incrementa el potencial de expansión de la enfermedad”, añadió.

Según los últimos datos del Ministerio de Salud congoleño, hasta la fecha se han detectado un total de 2.512 casos —2.418 confirmados y 94 probables— y 1.676 muertes a causa del brote. Las autoridades confirmaron el domingo el primer caso en la ciudad de Goma.

Uno de los principales problemas que destacan desde el Comité de Emergencia de la OMS es el retraso en la financiación, lo que limita de forma considerable la respuesta sanitaria.
El equipo allí reunido advierte de la necesidad de proteger los medios de subsistencia de las personas más afectadas, manteniendo abiertas las rutas de transporte y las fronteras: “Es esencial evitar las consecuencias económicas punitivas de las restricciones a los viajes y al comercio de las comunidades afectadas”, afirma Robert Steffen, presidente del Comité de Emergencia.

Hay que estar alerta

Al recomendar la emergencia internacional, el comité hizo recomendaciones específicas: “Esta declaración no debe ser usada para estigmatizar o penalizar a las personas que más necesitan nuestra ayuda”, apuntó Tedros. Y destacan la importancia de tomar acciones para no contagiarse.

El Ébola, causado por el virus del mismo nombre, es una de las patologías más mortíferas para el ser humano. De hecho, ya en 2014 varios países de África occidental sufrieron una epidemia sin precedentes que se saldó con casi 30.000 infectados y más de 11.000 muertos.

Fue identificado por primera vez en 1976, a raíz de brotes simultáneos en los pueblos de Nzara (Sudán) y Yambuku (Zaire, actual República Democrática del Congo). Desde entonces se han registrado unos 30 brotes o epidemias, mayoritariamente en el continente africano, con una mortalidad superior al 90 % en sus cepas más letales.

No se transmite por el aire, sino que se produce por contacto con fluidos corporales. Por ello, tanto las familias como el personal sanitario son los más vulnerables. No existe un tratamiento específico contra el virus y hasta hace poco tampoco había vacuna.

Para leer

Festival Mundial de folclore en el Predio Ferial

Este fin de semana se llevará a cabo en el Predio Ferial el Festival Mundial de Folclore. Habrá variadas presentaciones de grupos locales de...