Vacaciones urgentes para Bonadio

El juez Bonadio siempre pertenecio al PJ, es un juez peronista que ha sido funcional a los gobiernos kirchneristas. Ahora, igual que muchos de sus colegas, se ha puesto a trabajar para que nos olvidemos de ese pasado de complicidad.

A nadie le desagrada que la Justicia caiga sobre todos aquellos que participaron en un ilícito, pero seria bueno que fuera con fundamento y no así, en una decisión más desprolija que los cuellos de la camisa del propio juez. Además, es altamente probable que a la mayoría de las personas que se ha encarcelado se las deba poner en libertad porque todavía no están condenados.

Una fuente de mucho prestigio reveló ayer en LA NACION que a Bonadio y a Pichetto se los ha visto comer juntos en el reservado de un restaurante porteño. Creo que ahí está la clave: seguramente se pusieron de acuerdo. El miércoles Pichetto la echó a Cristina del bloque y el jueves, gracias al juez, salió en su defensa y dijo que no van a votar su desafuero. Lindo juego a dos bandas. El juez y el senador son dos tiempistas extraordinarios.

La señora ex-presidente Cristina Fernandez ha sido beneficiada con esta cadena de detenciones, el tan temido pedido de procesamiento y prision preventiva le llega ahora, que está protegida por los fueros; claramente se noto que disfrutó de esa conferencia de prensa que la puso de vuelta en el primer plano, encima victimizada !! Verla ahí con el pelo recogido, sin maquillar y de ropa ligera, como quien acaba de escapar de un atentado, volvió a demostrar su vocación innata por el mundo de la ficción.

La mayor perdedora tal vez haya sido la administración de justicia, ya que una prisión preventiva se justifica sólo en caso de obstrucción de la causa o peligro de fuga. Ya no es posible obstruir un caso conocido hasta en sus mínimos detalles, y la señora ex-presidente no le va a dar el gusto al país escapándose.

Es muy difícil que el pueblo acepte como bueno que hasta ayer los jueces no hacían nada y hoy lo hacen todo de golpe.

La realidad indica que la movida del juez  Bonadio sirvió para desviar la atención de la gente durante algunas horas sobre el inquietante índice de inflación (parece que no va a bajar en el segundo semestre, sino en el segundo mandato), la nueva suba de las naftas, la tragedia del submarino, los tropezones en el Congreso de las reformas laboral y previsional y varias cuestiones más.

Si bien esta muy próximo a jubilarse y estas son de sus últmas acciones, por el bien de la república, el juez tal vez debería tomarse vacaciones. Sera Justicia.-

La Nacion – Carlos Reymundo Roberts

Comentá
Lea más:  José López declaró que los dólares del convento eran de Cristina Kirchner