Recibió donación

Pablo Pichintíniz, celebró el acompañamiento de la familia de la Murga y de las autoridades municipales, que más allá del lugar que ocupa hoy Carlos Linares para ellos sigue siendo el vecino que siempre colaboró con la organización. Hoy la cocina industrial va a ser un elemento muy útil para las labores que llevan adelante con Sol y Luna que no sólo es un motivo de encuentro para los vecinos sino un motivo para la tarea social en el barrio Pietrobelli.

Comentá
Lea más:  Murga solidaria