La Corte Suprema emitirá un fallo clave sobre jubilaciones

Este martes, la Corte Suprema dará a conocer uno de los fallos más esperados por unos 150.000 jubilados con juicios por actualización de haberes y por el Gobierno Nacional. Allí definirá con qué indice debe la Anses pagar las sentencias y ajustar las remuneraciones de los adultos mayores con reclamos judiciales de jubilaciones.

La demanda reclama la aplicación del Índice de Salarios Básicos de la Industria de la Construcción (Isbic) y no el Índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), que es algo menos favorables para los trabajadores pasivos.

El pronunciamiento del máximo tribunal en un tema de alta sensibilidad social y política será sobre el caso del jubilado Lucio Orlando Blanco y coincidirá con una concentración convocada para la mañana de ese día frente al Palacio de los Tribunales porteño.

El caso de Luis Orlando Blanco, un trabajador que se jubiló en 2003 e inició por aquel tiempo el juicio por actualización de haberes. Blanco, como varios miles de jubilados, obtuvo una sentencia favorable. Ahora se discute de qué manera la ANSES debe actualizar jubilaciones y el pago del fallo.

Cabe mencionar, que la situación llegó a la Corte Suprema tras una apelación de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), una vez que la Sala II de la Cámara de la Seguridad Social dictaminara a favor del jubilado.

Los votos de los jueces Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti y Carlos Maqueda bastarían para formar la mayoría contraria a la posición del Gobierno.

Vale aclarar, que que el ente previsional pretende pagar el fallo y actualizar el haber de Blanco con el índice Ripte, sigla de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables.

Lea más:  Proyecto de reforma previsional: cómo se calcularán los aumentos jubilatorios.

La Anses usa el Ripte, que es el promedio de toda la masa salarial formal, para calcular haberes iniciales y efectuar el recálculo de ingresos desde la sanción de la Reparación Histórica. Y quiere liquidar las sentencias de quienes no adhirieron a la Reparación con el mismo indicador. Aduce que es más representantivo y menos volátil que el Isbic. En la mayoría de los casos, calcular la sentencia y el haber con Ripte da más bajo que hacerlo con Isbic.

El jubilado Blanco quiere cobrar con Isbic. El abogado de Blanco, Gabriel Greizerstein, calculó que el haber de Blanco es 13 puntos más alto si se lo actualiza con Isbic que si se lo hace con Ripte. Cuando se jubiló, Blanco percibió el 41% de su salario como trabajador activo. Con Ripte pasaría a cobrar 46%. Con Isbic, el 59 por ciento.

Entre los argumentos de los jueces de primera y segunda instancia que fallaron en contra de la Anses, se lee en que la actualización con Ripte “vulnera la garantía constitucional del derecho adquirido”, ya que intenta imponer un índice de manera retroactiva: las resoluciones para pagar con Ripte datan de 2016 y son posteriores al inicio de las causas.

En Balcarce 50 aventuraron que un fallo a favor de Blanco implicaría para el sistema previsional un agujero de 100.000 millones de pesos. En momentos de búsqueda del equilibrio fiscal, el número parece una luz amarilla.

Sin embargo, los funcionarios técnicos saben que, más allá de la derrota política para el Gobierno, el pago efectivo de las sentencias con los parámetros que disponga la Corte tardará un largo tiempo. Según el abogado previsionalista Adrián Troccoli, el efecto fiscal de un fallo a favor de Blanco se vería recién en dos o tres años. “Para el Gobierno, perder tendrá impacto recién a partir de 2021 y será mínimo, del 0,8% del gasto de Anses”, dijo.

Comentá