Las cabinas solares tienen los días contados en Francia

De los 10.722 casos de melanoma maligno (el tipo de cáncer de piel más mortal detectado hasta la fecha) entre franceses de más de 30 años, en 2015, 382 podrían estar relacionados con el uso de cabinas y lámparas bronceadoras
En un informe al Gobierno hecho público este miércoles, la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria (ANSES) de Francia pide cerrar los negocios de cabinas solares para broncearse y extender la prohibición a la venta de aparatos a particulares, por riesgo de cáncer.

Desde hace años, organismos internacionales advierten que la exposición a los rayos UV artificiales es dañina para la salud. Es más, en Francia, su prohibición es pedida por dermatólogos, la Academia de Medicina y senadores desde 2015, pero hasta ahora los sucesivos gobiernos sólo han endurecido la reglamentación existente.

Esta vez, la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria (ANSES) de Francia pidió “a los poderes públicos que tomen todas las medidas necesarias para cesar la exposición de la población a los rayos UV artificiales”, con un informe trasmitido al Gobierno hace unos días y hecho público este miércoles.
“Ya no podemos esperar”, subraya Olivier Merckel, jefe de la unidad de evaluación de los riesgos de la ANSES. “Los datos científicos se acumulan, ya no caben dudas, tenemos pruebas sólidas, el riesgo de cáncer está comprobado”, sostiene.

Las cifras que da la agencia son contundentes: “Las personas que usaron al menos una vez una cabina solar antes de los 35 años aumentan un 59% el riesgo de desarrollar un melanoma cutáneo. En Francia, se estimó que el 43% de los casos de melanoma entre los jóvenes podían ser atribuidos a un uso de estas cabinas antes de la edad de 30 años”. La ANSES también calculó que en 2015, en los adultos de más de 30 años, 10.340 casos de melanoma se podían atribuir a la exposición solar y 382 al uso de los aparatos de bronceado.
La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer clasificó en 2009 los aparatos de rayos UVA (lámparas o camas de bronceado) entre los agentes cancerígenos.
Una asociación francesa que agrupa a los propietarios de cabinas de bronceado artificial protestó por el comunicado de Anses. Si se siguen sus recomendaciones “ineptas” se perderán unos 10.000 puestos de trabajo, avisó esta asociación, según la cual el sector ya ha perdido la mitad de sus clientes desde 2009.

Lea más:  Pacientes oncológicas: Luchadoras

Brasil fue el primer país que prohibió los rayos UVA por completo en 2009, seguido por Australia. Este último país tiene la mayor tasa de melanoma del mundo.

Comentá