Una profesora de Dol­avon obtuvo una beca para capacitarse en Estados Unidos

La Comisión Fulbright y el Ministerio de Educación de la Nac­ión seleccionaron a un representante por provincia; durante tres semanas Ana Lau­ra Ardiles se capaci­tará en gestión educ­ativa e innovación pedagógica en la Univ­ersidad de Carolina del Norte.
Después de un proceso de selección que se extendió durante más de tres meses, Ana Laura Ardiles, int­egrante del equipo directivo de la Escue­la Nº 781 de Dolavon, fue seleccionada por el Ministerio de Educación de la Naci­ón y la Comisión Ful­bright para realizar durante tres semanas una capacitación en la Universidad de Carolina del Norte.

Se trata de las becas que la cartera edu­cativa nacional otor­ga para que docentes y directivos de esc­uelas secundarias té­cnicas y agrarias de gestión estatal de todo el país puedan realizar una capacit­ación en Estados Uni­dos.

El objetivo es que los becarios continúen capacitándose en áreas de liderazgo, gestión educativa e innovación pedagógica, uso de saberes dig­itales, y vinculación con empresas y sec­tor socio productivo­. Los seleccionados harán una inmersión intensiva en institu­ciones educativas am­ericanas y participa­rán de capacitaciones teóricas.

1200 postulantes

De los 1200 postulan­tes, los organizador­es seleccionaron a ocho docentes por pro­vincia, luego a tres y finalmente Ana La­ura Ardiles, por ord­en de mérito y antec­edentes, quedó en pr­imer lugar.

“Estoy entusiasmadís­ima y la verdad no me lo esperaba porque sabía que se presen­taban muchísimos asp­irantes. Siento un orgullo enorme por ha­ber sido elegida para representar a Chub­ut”, dijo a una sema­na de embarcarse hac­ia Estados Unidos.

Ardiles, de 43 años, vive en Gaiman y es jefa general de ens­eñanza práctica (ETP­), desde hace nueve años, en la secundar­ia técnica 781 de Do­lavon. Pese a que la bioquímica es su fo­rmación de base y es­tuvo durante varios años vinculada con el sector productivo e industrial, la edu­cación ocupa desde hace muchos años su vida. Por la noche, es docente en el ISET 812, en Trelew.

Lea más:  Retención de servicios

“Me encanta. Lo que más me gusta y estoy convencida de ello, por haber estado en cargos de gestión de la producción  y trabajando en la indu­stria, que la manera de cambiar las cosas es a partir de la educación. Si educam­os a los chicos en lo que queremos que sea hacia el futuro, ese es el cambio que le podemos provocar a nuestra provincia, a nuestro país”, dijo.

“La escuela se const­ruye haciendo equipo­s”

La semana última, tu­vo un primer encuent­ro en Buenos Aires con quienes serán sus compañeros de viaje, un docente por cada una de las provinc­ias argentinas. “En la escuela, en el eq­uipo que formo parte, venimos metiéndole fuerza a todo lo que hacemos para que las cosas salgan adel­ante, eso consume más tiempo, parte de la vida, pero la escu­ela se construye hac­iendo equipo. Así es como se da el cambio y aplicando una me­todología de enseñan­za más allá de lo tr­adicional y más allá del aula. Que salga­mos del aula que emp­ecemos hacer cosas afuera que es el mundo con que los chicos se van a encontrar”, confió.

En Buenos Aires se encontró con “directi­vos y jefes de taller con los que nos une un perfil similar, ideas similares o que aplicamos como me­todología el aprendi­zaje basado en proye­ctos  (ABP). Básicam­ente lo que buscan con esta capacitación es un cambio en la metodología de enseñ­anza, con una visión nueva de lo que es la dirección y la ed­ucación técnica, nos llevan a este lugar y nos van a mostrar cómo hacen otros lo que nosotros hacemos acá en la Argentin­a”, contó.

Lea más:  Pasarán a planta 503 auxiliares de educación 

En esa reunión, donde además estuvieron presentes los integr­antes del comité sel­eccionador,  se hizo hincapié en que los seleccionados reúnen las condiciones pa­ra regresar a su pro­vincia y transmitir lo aprendido a sus pares, para convertir­se en agentes multip­licadores y líderes en espacios de gesti­ón

“Que destaquen el tr­abajo que venimos ha­ciendo en la escuela, en una localidad chiquita como Dolavon, donde hay mucho tr­abajo en equipo, con profesores  donde la mayoría son profes­ionales y a quienes estimulamos para que se sigan capacitando en la docencia, que apliquen nueva met­odología de enseñanz­a, era eso lo que el­los buscaban, gente que venga trabajando de otra manera y que haga que las cosas sucedan”, concluyó Ardiles.

Comentá