13 de junio: Día del Escritor Argentino

Hoy se celebra en Argentina el Día del Escritor por ser la misma fecha del natalicio de Leopoldo Lugones, quien naciera un 13 de junio pero del año 1874, en Villa María del Río Seco, Córdoba. Así lo dispuso, luego de su muerte, la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), institución fundada por el propio Lugones en 1928.
Lugones fue una de las figuras más influyentes de la literatura Iberoamericana y el máximo exponente del modernismo argentino; considerado por figuras como Jorge Luis Borges como “el máximo escritor Argentino”.

Además de escritor, Lugones tuvo numerosas profesiones. Fue poeta, ensayista, cuentista, novelista, dramaturgo, periodista, historiador, pedagogo, docente, traductor, biógrafo, filólogo, teósofo, diplomático y político argentino. Con sus cuentos se transformó en el precursor y uno de los pioneros de la literatura fantástica y de ciencia ficción en la Argentina.
En 1893 publicó “Los mundos”, un poemario que no despertó muchos comentarios. Sin embargo, luego de su encuentro en 1896 con el poeta nicaragüense, Rubén Darío, su poesía dio un giro y en 1897 publicó “Las montañas de oro”. Siguieron “Los crepúsculos del jardín” en 1905 y cuatro años después, en 1909, “Lunario sentimental”. En estos dos últimos libros se puede identificar la influencia de Darío en su creación, que se caracteriza por su originalidad y la belleza lírica de sus versos.

Lugones se destacó por sus relatos en “Las fuerzas extrañas”, de 1906; “La torre de Casandra”, en 1919; “Cuentos fatales”, en 1924”, y La patria fuerte, en 1933. También publicó novelas históricas, como “La guerra gaucha”, en 1905; y en 1926 “El ángel de la sombra”.

Lea más:  6 de junio de 1937: Carlos Saavedra Lamas recibe el premio Nobel de la Paz.

Fue director de la Biblioteca Nacional de Maestros, colaboró en La Nación, y en 1926 ganó el Premio Nacional de Literatura.
Leopoldo Lugones estuvo muy vinculado a la política desde sus inicios en Córdoba, aunque su idiología fue cambiando y pasó por el socialismo, el liberalismo, el conservadurismo y el fascismo. Apoyó el golpe militar de 1930 liderado por el militar José Félix Uriburu, que derrocara a Hipólito Yrigoyen, y fue el autor de la famosa frase: “Ha sonado otra vez en América, para el bien del mundo, la hora de la espada”.

Finalmente, el 18 de febrero de en 1938 se suicida en “El Tropezón”, ubicado en el Delta del Tigre, tras ingerir una mezcla de whisky y cianuro. Acerca de los motivos de su decisión de quitarse la vida hay muchas y diferentes versiones.

Comentá