7 de junio: Aniversario del fallecimiento de Lola Mora

Lola Mora nació en Tucumán en 1866. Fue una notable escultora que en 1896 obtiene una beca del gobierno nacional para perfeccionarse en Roma. Toma clases con el pintor Francesco Michetti y con el escultor Monteverde desarrollando su innato talento y logrando pronto la fama. Gana varios concursos internacionales gracias a lo cual puede instalar su propio taller y convertirse en la escultora favorita de los europeos. Con el deseo de trabajar en su país, regresa a la Argentina, pero aquí su obra no es reconocida, por el contrario son criticados los desnudos pasando sus esculturas de un lugar a otro por depósitos y galpones para que no las viera la sociedad de entonces. Actualmente las plazas de Buenos Aires se engalanan con esculturas de una artista que hubo de enfrentar los prejuicios de la sociedad de fines del siglo XIX e inicios del XX.

Su obra más conocida, construida en mármol de Carrara y granito rosado en 1900, es la Fuente de las Nereidas. Lola se la ofreció a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y fue aceptada. Pero el dilema surgió cuando hubo que darle ubicación: primero se sugirió emplazarla en la Plaza de Mayo, frente a la Catedral. Pero cuando se conoció la desnudez de las nereidas que sostenían a una Venus también desnuda se consideró que no era lugar apropiado. Se la emplazó en la Avenida Paseo Colón y allí se inauguró el 21 de mayo de 1903. Pero las desnudeces siguieron provocando críticas y hasta hubo que ponerle una guardia policial a la escultura. Entonces, en 1918, se la trasladó a un lugar que entonces era un paraje marginal: la Costanera Sur, lugar donde aún hoy se puede observar.

Lea más:  4 de Julio: Día Nacional del Médico Rural

Lola Mora se desterró voluntariamente. Los últimos años de su vida los transcurrió en extrema pobreza, cuidada por sus sobrinas y con una magra pensión que le fue otorgada poco antes de su muerte, ocurrida el 7 de junio de 1936.

Biografia

 

lola mora

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández o Dolores Mora Vega, más conocida como Lola Mora (San Miguel de Tucuman o en El Tala, provincia de Salta según otras versiones, 17 de noviembre de 1866 – Buenos Aires, 7 de junio de 1936) fue una escultora argentina.

Argentina

En agosto de 1874, a los siete años de edad, comenzó sus estudios en el exclusivo Colegio Sarmiento, colegio laico de Tucumán, obteniendo excelentes calificaciones en casi todas las asignaturas.

tucumana

Aunque en aquellos años no era una actividad bien vista para una muchacha, desde muy joven se dedicó al estudio de la pintura. Para escándalo de muchos, cambió los pinceles por el buril y el cincel, y se dedicó a la escultura. Sus manos, que comenzaron a comulgar con la arcilla, la piedra y el mármol, no siguieron el rumbo que sus mayores hubiesen querido: el del tejido, el bordado o, al menos, el piano.

escultora

La vida de la escultora argentina está sembrada de misterios y lagunas que ningún biógrafo o historiador a sido capaz de desentrañar, y que muchos han intentado salvar especulaciones y conjeturas. Sus actividades cotidianas, fuera de la escultura, configuran un verdadero rompecabezas con demasiadas piezas , que hace imposible reconstruir con certeza los parajes íntimos de su paso por este mundo.

Dolores Mora Vega

A los veinte años Lola pudo estudiar bellas artes en la provincia de Tucumán, de la mano del pintor italiano Santiago Falcucci (1856-1922), quien comenzó a brindarle clases particulares y mas tarde continúa sus estudios luego en Roma, Italia país en donde tiene como principal maestro a Giulio Monteverde. A partir de este momento comenzará su prolífica y excepcional carrera artística profesional, que la llevará al éxito, aunque su verdadero reconocimiento nacional seria posterior a su fallecimiento.
Dolores Candelaria Mora Vega de
Por aquella época el mundo oficial de la cultura sólo llegó a admitirla como curiosidad pero nunca como lo que realmente era una artista genial. Es así como Lola Mora -ella nunca volvió a reconocerse a sí misma como Dolores Mora y Vega- sufrió la incomprensión de sus contemporáneos. El destino de su hermoso conjunto La fuente de las Nereidas es una prueba de ello. Tras realizarla en Europa y enviarla a la Argentina, en 1903 fue emplazada en Buenos Aires, en el Paseo de Julio -hoy avenida Leandro N. Alem-, pero a los pocos días ciertos círculos objetaron la moralidad de esa Venus que se atrevía a nacer desnuda en plena vía pública. Una custodia policial debió proteger la obra de los agresores, quienes, en nombre del buen nombre y honor, no titubeaban en escribir sobre el mármol todo tipo de groserías.

Lea más:  Un dia como hoy...25 de septiembre

Lola Mora es sin duda un personaje relegado en la historia del arte nacional. Ensalzada primero y olvidada después, pocos análisis concienzudos reflejan su legado artístico.
Tras tres largos días de inconsciencia, insensibilidad y dificultad en su respiración, murió en la Ciudad de Buenos Aires, el 7 de junio de1936, rodeada de sus tres sobrinas que la asistieron durante la enfermedad.

Comentá