Víctor Cisterna fue el organizador de los retornos por los sobreprecios en la obra pública

Lo aseguró el fiscal Héctor Iturrióz, uno de los integrantes de la unidad anticorrupción que se conformó en el ámbito de la procuración general de la provincia.
El fiscal, quien visitó esta mañana los estudios de Radio Chubut, reveló que el ex ministro coordinador era el encargado de exigirle a las empresas constructoras la entrega de un porcentaje a cambio del trámite de pago de los certificados de obra.
“Las empresas tenían que pagar el 3% si eran obras que se debían del gobierno anterior y un 5% si eran por obras de este gobierno” reveló Iturrióz dando cuenta que esa tarea era ejercida por el contador Víctor Cisterna.
Iturrióz reconoció que no todas las empresas estaban en condiciones de escapar a este mecanismo, muchas porque si no accedían a ese “cohecho activo” iban directamente a la quiebra y otras porque estaban conformes con el sistema que les aseguraba la asignación de obras públicas.
“Incluso había empresas que daban más del 5% lo que las ponía en ventaja para la concesión de futuras obras” dijo el fiscal.
Esta causa, que se conoció como “Revelación” nace del “listado de Luthers”, en referencia al ex empleado de Correa, hoy detenido, que confeccionó el detalle de pagos con los fondos obtenidos por esta vía.
El propio fiscal describió a la lista como “la piedra basal” de la investigación que es veraz en un ciento por ciento, y se calza con los ingresos provenientes de la obra pública según la documentación allanada en varios domicilios.
En este punto, Iturrióz también explicó el porqué de los allanamientos a viviendas atribuidas a la familia Das Neves, dado que en el listado figuran integrantes de ese grupo familiar entre ellos la viuda, Raquel Di Perna.
“Confirmamos por ejemplo que figuraba en la lista el pago de la licencia de conducir para Raquel, y en la municipalidad está acreditado que ese mismo día se hizo el pago a nombre de Raquel Di Perna” puso como ejemplo.
También se refirió a la compra que se pretendió hacer de canal 9 de Comodoro Rivadavia, en su momento el medio televisivo mejor equipado de la provincia, a través de los fondos que también partieron de los retornos de la obra pública.
En este caso pretendieron aprovecharse de la situación de quebranto que atravesaba la firma Protel para comprar parte del paquete en una operación que tuvo como gestor al empresario de la construcción Federico Piccione.
Éste, sin embargo, utilizó al periodista Andrés Ninin como testaferro, pues era quien aparecía como el integrante del grupo inversor aunque saltaba a la vista que no tenía sustento económico para semejante aventura.
Por esta misma operatoria el grupo se apropió de la estación de Frecuencia Modulada “Radiocracia”, lugar desde donde Ninín cubría espacios periodísticos y que antes era atribuida al senador Alfredo Luenzo.

Lea más:  Exoneraron a Natalia Mac Leod por la causa "El embrujo"

 

(Fuente: LU 20 Radio Chubut)

Comentá