2 de Junio: Día del Bombero Voluntario

En el año 1884 un inmigrante italiano, de apellido Liberti, tuvo que combatir junto a los vecinos, balde en mano, el incendio de una tienda en el Barrio de la Boca. En esa circunstancia entendió que era necesario contar con un cuartel de bomberos voluntarios.

Gracias a su iniciativa, el 2 de junio de 1884 se creó el Cuerpo de Bomberos Voluntario de la Boca, con el lema “querer es poder”. Este cuartel es el primero de los más de seiscientos que hoy existen en nuestro país.
Se toma esta fecha como referencia para celebrar el Día del Bombero Voluntario.

Todos los bomberos están siempre al pié del cañón. No hay Navidad ni nacimiento de un hijo que los retenga en su casa si alguien necesita que la sirena venga ululando en su ayuda. Pero los voluntarios encima conocen a las víctimas de los siniestros. Porque son vecinos, viven en el barrio, van al almacén, mandan a su hijo a aprender inglés con la flaca de la esquina. Un bombero voluntario es el mejor de los vecinos.

Y sin pedir nada a cambio. Se mantienen con bonos contribución, con donaciones del barrio o ferias de platos que hacen para recaudar fondos. Muchos se meten tanto en el corazón comunitario que el día del niño salen con sus gigantescas máquinas coloradas a homenajear a los chicos y hasta se ponen narices de payaso para alegrarles la vida.

Hoy es el día de ellos. El día de los bomberos voluntarios. Por eso los quería poner en una suerte de altar. Para conocerlos y reconocerlos. Para darles las gracias.

Lea más:  2 de Mayo: Día Nacional del Crucero A.R.A. General Belgrano.

Son apuestas a la vida. Son implacables combates contra los dramas cotidianos. La voluntad de los bomberos es digna de nuestra admiración. No buscan fama ni dinero ni se pelean por tonterías. Tienen una misión suprema y sagrada: salvar vidas.

Comentá