Un día como hoy…

1º de Mayo: Día de la Constitución Nacional

La Constitución Nacional es nuestra Ley máxima. Fue sancionada el 1º de Mayo de 1853 por el Congreso General Constituyente reunido en Santa Fe, conformado por los representantes de todas las provincias, con excepción de Buenos Aires. Finalizaba un período en el cual, desde el Congreso de Tucumán de 1816, nuestro país luchó por conseguir su Constitución. Buenos Aires estaba separada del resto del país, cuyo Presidente era Justo José de Urquiza.

Las fuentes principales de nuestra Constitución fueron la Constitución de Estados Unidos (1787), la Constitución de Chile (1833), los libros “Las Bases” de Juan Bautista Alberdi y “El Dogma Socialista” de Esteban Echeverría, los pactos preexistentes y el Acuerdo de San Nicolás.

La Constitución proclamó la forma de gobierno representativa, republicana y federal; dividió el gobierno en tres poderes ejecutivo, legislativo, y judicial, y garantizó los derechos y deberes de todos los habitantes de la República Argentina. Fue reformada en varias oportunidades, la última vez en el año 1994.

La Constitución Argentina reconoce y garantiza la Declaración de los Derechos Del Niño y de los Derechos Humanos, condenando toda clase de discriminación.

 

1º de mayo de 1982: Se inicia el bombardeo británico a las Islas Malvinas.

Un primero de mayo, pero de 1982, la Royal Air Force comenzaba a bombardear la pista de aterrizaje del aeródromo de Puerto Argentino en las Islas Malvinas, dando inicio esta manera, a las acciones bélicas por parte del Reino Unido durante el conflicto del Atlántico Sur.

Casi un mes antes, el gobierno de facto argentino se había lanzado al intento de recuperación de las islas, las cuales estaban injustamente en manos británicas desde 1833 cuando fuera desalojada por la fuerza la guarnición argentina que estaba al mando de José María Pinedo.

Lea más:  25 de Mayo de 1810: Revolución de Mayo

Desde la base aérea y naval británica de la isla Ascención parten dos aviones bombarderos Avro Vulcan, el XM598 y el XM607,pertenecientes al escuadrón 44 portando cada uno de ellos 21 bombas de 1000 libras cada una, con el objetivo de inutilizar la base aérea argentina en Malvinas.
El 30 de abril el comandante inglés Marshall Benthan dio la orden de inicio de la misión que fuera conocida como Operación Black Buck (carnero negro). La misma consistía en una serie de incursiones aéreas de largo alcance, de aproximadamente 13.000 km de distancia entre ida y vuelta, con reabastecimiento en el aire por aviones cisternas Handle Page Victor.
Lo concreto es que poco antes de la cero hora del primero de mayo de 1982, parten los dos bombarderos dando inicio a la operación Black Buck, aunque no exenta de complicaciones.

El Vulcan XM598 comandado por el teniente John Reeve, a poco tiempo de despegar sufrió un desperfecto de presurización al fallar un sello de caucho ubicado sobre una de las ventanas laterales de visualización directa, lo cual hace que esta unidad deba abortar su misión y volver hacia la base de la isla Ascensión.

De los dos bombarderos que habían partido solo pudo continuar con su misión el Vulcan XM607 comandado por el teniente Martin Withers, aunque tampoco libre de sobresaltos.

Su avión Vulcan estaba excedido de peso debido a las reformas de modernización a la que esos aparatos habían sido sometidos, y a los agregados tecnológicos que les habían sido incorporados, haciendo que consumieran durante el despegue una mayor cantidad de combustible de la que habían calculado. Por otro lado, uno de los aviones cisterna de reabastecimiento Handle Page Victor, también debió regresar debido a una falla en la manguera de reabastecimiento.

Lea más:  21 de Marzo: Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

Y los restantes aviones reabastecedores debieron modificar su rumbo debido a que debían de entregar mayor combustible del calculado, y por ende, terminan agotando su propia reserva; y a su vez, ellos mismos deben ser reabastecidos para poder regresar. En síntesis, de los dos aviones bombarderos Vulcan solo uno logra llegar al objetivo con la impresición de tener que bombardear desde una gran altura para no ser alcanzado por la artillería argentina. De las bombas lanzadas por el teniente Martin Withers, solo una logra impactar en la pista aérea de Puerto Argentino, provocando un daño menor y siendo rápidamente reparado por los argentinos.

Las demás cayeron en las inmediaciones de la pista, no haciendo impacto sobre ella.

La operación Black Buck sería apoyada a su vez por aviones Sea Harrier procedentes de los portaaviones británicos que navegaban en el Atlántico Sur y por tres buques que habían podido llegar a las inmediaciones de las islas que cañeoneaban a las posiciones argentinas del Regimiento de Infantería 25.

Mientras tanto, abajo en territorio argentino, se disponían rápidamente a repeler los ataques británicos. El subteniente Sánchez al mando de una unidad lanzadora misilística logra impactar y derribar un avión caza Sea Harrier.

Y por otro lado el Cabo Principal Almada, quien comandaba una unidad de artillería antiaérea, en una ráfaga de disparo logra derribar otro caza Sea Harrier. Esa primara agresión británica se cobra las vidas de los Cabos Héctor Ramón Bordón y Guillermo Ubaldo García, ambos se desempeñaban como centinelas pertenecientes a la Policía Militar de la fuerza Aérea Argentina destinados a la vigilancia del aeródromo de Puerto Argentino.

Comentá