Estados Unidos, Francia y Reino Unido bombardearon blancos del régimen en Siria

Estados Unidos, Francia y Reino Unido llevaron a cabo este sábado bombardeos selectivos contra el régimen sirio, al que acusan de un ataque químico, desatando nuevas tensiones diplomáticas y militares entre Rusia y Occidente.

Rusia, aliado del régimen del presidente sirio Bashar al Asad, condenó los ataques pero sin tomar medidas en represalia pese al tono amenazante de los últimos días. Se limitó a pedir una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, que se celebrará a las 15h00 GMT.

Los bombardeos, contra tres blancos vinculados al programa de armamento químico sirio cerca de Damasco y en el centro del país, no provocaron “ninguna víctima entre la población civil o el ejército sirio”, según el ejército ruso, cuyas instalaciones en el país no fueron atacadas.

“¡Misión cumplida!”, escribió en Twitter el presidente estadounidense Donald Trump, según el cual el ataque “no podría haber tenido un resultado mejor”.

Eran las 04H00 en Damasco cuando el presidente estadounidense anunció los ataques desde la Casa Blanca.

“Ordené a las fuerzas armadas de Estados Unidos que lancen ataques de precisión a blancos asociados con la capacidad de armas químicas del dictador Bashar al Asad”, dijo Trump.

En ese mismo momento se escuchaban explosiones en Damasco, la capital de un país devastado desde hace más de siete años por una guerra que ha causado más de 350.000 muertos.

Según una periodista de la AFP en Damasco, las explosiones fueron seguidas por el ruido de aviones y columnas de humo que se elevaban hacia el cielo en el nordeste de la capital siria.

Los bombardeos apuntaron a un “centro de investigación” en el extremo nordeste de Damasco y “depósitos” de armas químicas, incluido gas sarín, en la provincia central de Homs, detalló el jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, general Joe Dunford.

Lea más:  Rusia envía el Antonov An- 124, el avión más grande del mundo y un sumergible teledirigido

Rusia afirmó que la defensa antiaérea siria interceptó 71 misiles de crucero de un total de 103.

En Damasco, el presidente Asad afirmó que esta “agresión” no hace más que “reforzar su determinación de seguir luchando y aplastar el terrorismo”, un término con el que designa a los rebeldes.

Por boca de su embajador en Estados Unidos Anatoli Antonov, Rusia estimó que los bombardeos son un “insulto” al presidente Vladimir Putin.

En Irán, el guía supremo Alí Jamenei tachó de “criminales” a los dirigentes de Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

En estas “circunstancias peligrosas” que hacen temer “una escalada militar total” el secretario general de la ONU Antonio Guterres hizo un llamamiento a la “moderación”.

Comentá