El Nuevo “Lázaro Báez” debe $ 800 millones y lo investigan por lavado de dinero

Se trata de Mario Cifuentes quien creó la empresa OPS en el 2003 y pasó a ser un proveedor privilegiado de YPF y Vialidad Nacional.

Mario Cifuentes, quien de copiar planos en Santa Cruz pasó a ser, a partir del 2003, un millonario empresario dueño de OPS y proveedor de YPF y de Vialidad Nacional gracias a sus contactos con el kirchnerismo, enfrenta ahora una juicio por lavado de dinero en Neuquén y una deuda de unos 800 millones con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y otros acreedores.

Cifuentes es amigo de la infancia en Caleta Olivia del ex senador K de Santa Cruz, Nicolás Fernández, y tiene contactos con el ex titular de la Agencia Federal de Informaciones (AFI), Oscar Parrilli, el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, entre otros. Fernández, quien está procesado por intentar sacar 28 mil dólares del país sin declararlos en la Aduana, compró una estancia en Santa Cruz. Ahora Cifuentes maneja autos Audi, BMW y Aston Martin (famosos por aparecer en las películas de James Bond), así como vuela en aviones Golf Stream de un millón de dólares.

El año pasado, OPS le vendió siete camiones Scania a la empresa Agosto de Osvaldo Sanfelice, el socio de Máximo Kirchner, que se pagaron con cheques por 5 millones de pesos.

En el 2003, Cifuentes creó la empresa de servicios petroleros OPS que de facturar 0 pesos, con su denominación original, pasó a facturar más de 100 millones de pesos por año. Su principal facturación fue por contratos con YPF, Vialidad Nacional y los gobiernos de Río Negro y Neuquén gracias a sus contactos K. Entre otras obras como el movimiento de suelos en Rincón de los Sauces para YPF, figuran los desagües cloacales de Caleta Olivia y la obra ferroviaria “PRC, Campamento KM 0” de la empresa Potasio Río Colorado S.A. Entre el 2008 y 2014 su patrimonio creció el 2.480 por ciento, parte de su fortuna la tiene en España. A la península ibérica viajó más de 50 veces y la mayoría de los viajes los hizo tras la muerte de Néstor Kirchner en octubre del 2010. También hizo obras para las provincias de Neuquén, Río Negro, y Santa Cruz.

Lea más:  Arcioni firmó un acuerdo con YPF y Petroleros

Pero en el 2015, OPS abrió un concurso preventivo y se estima que le “debe 800 millones de pesos a la AFIP y otros acreedores”. El concurso lo tiene la jueza comercial de la Capital Federal, Vivian Fernández, quien el año pasado había determinado que tenía una deuda impositiva de unos 500 millones de pesos y una previsional de 150 millones. Si a esta cifra se le suman la deuda con acreedores privados “se llega a 800 millones”, explicó una fuente judicial a Clarín.

Paralelamente, los diputados de Cambiemos por Neuquén Leandro López Koenig y Sergio Wisky denunciaron a Cifuentes y su entorno por supuesto lavado de dinero ante el juez Federal de Neuquén, Gustavo Villanueva, citando una investigación del diario Río Negro. Clarín llamó al teléfono que figuraba en el sitio web de OPS para tener la versión de Cifuentes sobre su situación judicial y financiera pero da como número inexistente. El año pasado, Cifuentes dijo a La Nación “no soy Lázaro Báez y la denuncia de los diputados es un mamarracho”.

Ante un pedido de la Justicia, la Unidad de Información Financiera (UIF), que dirigen Mariano Federici y María Eugenia Talerico, envió recientemente un informe a Neuquén en el que se llama la atención por depósitos en efectivo de Cifuentes en las cuentas de OPS por unos 26 millones de pesos entre el 2015 y el 2016, siempre según las fuentes. Además, declaró a la AFIP bienes en el país por 31 millones de pesos, pero ingresos por solo 27 millones. En su declaración de impuestos, dijo que tenía un crédito a favor por unos 500 mil pesos con el ex senador K Fernández por la venta de un campo en Santa Cruz. Luego en el 2014, Cifuentes y Fernández le vendieron un inmueble en la localidad de Colonia Puente Quintana, Santa Cruz, por un millón de dólares a Laura Mabel Fernández.

Lea más:  Pereyra molesto por la decisión de YPF en la baja de 2000 trabajadores en Neuquén

Cifuentes creó, alrededor de OPS, un conglomerado de empresas llamadas Tecran, Geoterra, Hormivial del Valle, Dead Cow Shared Services Center, Metalúrgica Cipolletti y Oilfield Logistics, entre otras, que se hacían préstamos entre sí. En 2016, la AFIP descubrió que usó una factura apócrifa por 200 mil pesos de la empresa Worrior S.A.

Por su parte, el titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Gabriel Pérez Barberá, le tomó declaración a un hermano de Cifuentes, Jorge, que denunció haber sido amenazado de muerte desde que se alejó de OPS y pidió colaborar con la fiscal federal de Neuquén.

En el informe de la UIF se concluyó que los préstamos entre empresas de Cifuentes y otros movimientos financieros sospechosos “no guardarían razonabilidad económica” y que la operatoria descubierta podría ser para “canalizar fondos ilícitos”. En la Justicia Federal se dice que el caso del nuevo “Lázaro Báez” recién empieza y que pronto habrá más novedades.

(Fuente: Clarin)

Comentá