Lucas Matthysse va por la gloria

Combatirá por el título welter AMB con el tailandés Tewa Kiram en Inglewood, California. Se verá por Combate Space desde las 23.30.

Ayer cumplió el pesaje luciendo tatuajes con las inscripciones “Juremos con gloria a morir” y “A.R.A San Juan 44” como homenaje a los caídos en Malvinas y a la tripulación del submarino desaparecido en noviembre.No hay más espera, solo una idea fija: la de conquistar un cinturón oficial, ya no transitorio y empezar a proyectar un tramo crucial de su carrera, a los 35 años; vigente y con rivales que prefiere guardarse, para no adelantarse a los tiempos ni a las circunstancias.

Lucas Matthysse no es dueño de frases grandilocuentes; difícilmente escriba twets que rayen lo polémico y sobre todo, nunca vinculará su imagen con algo que no tenga que ver con el boxeo. Quizás ahí, radique la clave de su éxito: no le esquiva al rigor del entrenamiento; no mira hora ni calendario y sueña a lo grande, con la chapa que le da su currículum en los rings yanquis: hizo nada menos que catorce batallas en EEUU.Hoy el chubutense volverá a ser favorito en la previa. Y con fundamento porque viene de voltear a un “innoqueable” como Emmanuel Taylor tras diecinueve meses de inactividad “deseada” y porque su recorrido boxístico es superior al de su rival.

Aunque los números cuenten de manera relativa y los récords no reflejen la verdad absoluta, es Matthysse el dueño de la escena con 38 triunfos (35 antes del límite) y 4 derrotas.      Ahora preparado por Joel Díaz; concentró en Indio (California) junto a Mario Narváes y el preparador físico, Federico Wittenkamp dispuesto a librar un combate “definitorio” para su futuro. Es que un resultado satisfactorio lo deja en una inmejorable condición para desafiar entre otros a Danny García, su rival fetiche.

Comentá