29 de enero de 1879: Se inaugura en Buenos Aires la Casa de Correos.

El 29 de enero de 1873 el entonces presidente Domingo Faustino Sarmiento dispuso por decreto la la construcción de un edificio para sede del Correo en el ala sur, es decir, en la esquina de las actuales calle Yrigoyen y Balcarce, así quedaron bien definidos los edificios extremos.

La historia de este notable edificio viene unida al amplio desarrollo que, durante el gobierno de Sarmiento (1868-1874) tuvieron el correo y el telégrafo, medios éstos de comunicación por los cuales el estado liberal mostró particular interés. No es posible destacar aquí la estrecha relación que el mismo Sarmiento vio entre la consolidación del poder del estado y los medios de comunicación; por ejemplo, podemos recordar que en esos años se logró establecer un conjunto de medidas de gran importancia, entre ellas la intercomunicación entre todas las provincias por medio del telégrafo -en 1872-, la obligatoriedad de usar una estampilla nacional para el franqueo internacional, el abaratamiento del franqueo, la fundación de la escuela de telegrafía, la legislación y reglamentación para el funcionamiento del correo, la instalación de la casa central en Buenos Aires -aunque aún no era la capital del país en ese momento- y la promulgación de la ley para la construcción de varios edificios nuevos para esta institución, en particular la Casa de Correos Central (en 1873). Según su criterio, todo esto revestía tal trascendencia que llegó a escribir.

“Si, pues, se quiere constituir la República, nosotros principiaríamos la Constitución así:
Artículo 1°. Suceda lo que sucediere, gobierne quien gobierne, en paz o en guerra, el correo será inviolable; permanente, regular. Ningún gobierno, ni jefe de fuerza armada podrá detenerlo, y el que lo hiciere está sujeto a las leyes ordinarias que castigan este atentado.”

La elaboración de los planos estuvo a cargo del ingeniero constructor Carlos Kihlberg, con quien de inmediato se procedió a firmar el contrato correspondiente. Kihlberg se hizo cargo, y para el mes de octubre los planos estaban ya expuestos al público.

El Palacio de Correos se completó en 1879 y fue inaugurado por el Presidente Nicolás Avellaneda en 1879. El nuevo edificio opacaba sensiblemente a la sede del gobierno, por lo que el presidente Julio Argentino Roca solicitó en 1882 un proyecto de ensanche y reparaciones. El proyecto fue diseñado por el Departamento de Ingenieros a cargo de Enrique Aberg (autor de otras obras notables en Buenos Aires), e implicaba la construcción de una nueva fachada para la Casa de Gobierno, dándole un aspecto similar al edificio de correos, cambiando las ventanas del segundo piso por una galería-balcón.

A través de los años, el Palacio de Correos fue perdiendo muchas de sus partes, y lo que queda de aquélla obra que maravillara a la arquitectura de la época, hoy está integrada a la Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo Nacional.

Comentá